Mamilatte | Pintar conchas. Arte Montessori
16712
post-template-default,single,single-post,postid-16712,single-format-standard,qode-lms-1.0,qode-social-login-1.0.1,woocommerce-no-js,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_grid_1200,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Pintar conchas. Arte Montessori

Al publicar una foto en Instagram de mi hija pintando conchas sois mucha gente la que os habéis interesado por saber los materiales necesarios para esta actividad.

Durante todo el año cuando los niños están en contacto con la naturaleza se sienten sumamente atraídos a los tesoros que nos regala la madre tierra y les gusta explorarlos a fondo.

En verano al tener un clima más agradable en España se producen más salidas y propician la búsqueda de tesoros.

Observo a menudo la capacidad creativa de los niños para hacer arte con esas piezas naturales.

Una de las formas para utilizar las conchas marinas es decorándolas para usarlas como pisapapeles, cuadro de colgar o colgante para el cuello.

Esta que os traigo no es una actividad Montessori propiamente dicha, está basada en la observación de un grupo de niños entre 5,5 y 9 años a los que se les ocurrió decorarlas para venderlas y decidieron pintarlas con lo que tenían a mano, que eran rotuladores.

Esta técnica del rotulador no es una técnica que,  personalmente y como guía Montessori, me guste ofrecer a los menores de 6 años o a niños que aún no han conquistado plenamente la escritura ya que ofrece unas posibilidades artísticas bastante limitadas. No obstante, la actividad sí me parece linda de ofrecer con otro tipo de técnicas más ricas y abiertas para niños entre los 3-6 años: por ejemplo con pintura al agua o acrílica entre otras muchas.

Ante la dificultad que representó para el grupo utilizar rotuladores normales en este tipo de material hicieron una asamblea para buscar una solución y acompañados de un adulto hicieron una salida comercial a buscar alternativas. Os dejo aquí el tipo de rotuladores que utilizaron por si os apetece realizar la actividad con ellos.

Como os cuento desde la perspectiva Montessori no es algo que haya salido del adulto, sino de los propios niños, algo que es muy característico del segundo plano de desarrollo de los 6 a 12 años y eso es lo rico de actividades grupales como esta.

Otra cosa hermosa de observar es como cada niño plasma el arte de una forma diferente, cada concha era única y característica por lo que desde la visión montessoriana velamos por no ofrecer un producto de elaboración cerrado que el adulto acaba como modelo para que el niño lo copie, esto a mi juicio aniquila la creatividad. Es por eso que tan sólo presentamos la técnica o recursos y la idea es hacer arte de proceso en el cuál cada uno expresa artísticamente lo que le fluye de su interior.

En Montessori es más interesante el proceso que el producto final, y con ello vamos a poder observar  cómo cada uno de los niños se relaciona con el arte, cómo se expresa, cómo se concentra y se fusiona con la pieza, el final es un poco lo de menos… En el arte Montessori los resultados son imperfectamente perfectos y artesanales y veremos piezas únicas.

Si te apetece comentar o preguntar algo estoy encantada de leer tus comentarios.

Gracias a ellos salen publicaciones como las de hoy fruto de la demanda de las personas que me leéis.

Si te ha gustado el artículo no dudes en compartilo para ayudar a más famílias.

Puedes seguir nuestro día a día en Instagram y facebook como Mamilatte.

Recuerda que puedes seguir mis talleres online AQUÍ.

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.