Mamilatte | Linea temporal de las estaciones. Inspiración Montessori.
16067
post-template-default,single,single-post,postid-16067,single-format-standard,qode-lms-1.0,qode-social-login-1.0.1,woocommerce-no-js,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_grid_1200,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Linea temporal de las estaciones. Inspiración Montessori.

El paso del tiempo es uno de los conceptos más abstractos para los niños pequeños, un concepto que neurológicamente no pueden entender bien hasta pasados los 6 años.

Es por este motivo que a los niños les cuesta comprender el pasado o el futuro y es causa de algunas disputas entre adultos y niños. Ellos viven en el presente más puro, no obstante a partir de los 3 años empiezan a darse cuenta de cambios a su alrededor, su memoria es más consciente sobre el pasado y sobre acontecimientos del futuro.

Por eso, a partir de los 3 años podemos dar a los niños recursos sensoriales que les permitan explorar la noción del tiempo vivencialmente.

Mi hija hace unos días preguntaba constantemente cuánto quedaba para entrar en la estación del otoño, estaba preocupada por averiguar cómo se daría cuenta del día exacto. Su curiosidad era basada en la observación del ambiente, notó que empezaban a caer hojas de los árboles, que refrescaba, que su padres y personas de confianza cambiaban las dinámicas de vacaciones a trabajo-estudios.

Con esta premisa diseñé un recurso personalizado para sus capacidades actuales y de inspiración Montessori y que nos está resultando una experiencia muy hermosa.

La actividad puede realizarse toda seguida a lo largo del día o en 4 momentos diferentes (distintos días) y adaptarlo al momento evolutivo o capacidades del niño en cuestión.

Primeramente le propuse tomar conciencia sobre los árboles y el paisaje. Le mostré dos ilustraciones de árboles característicos de la estación de verano y otoño y le deje dos papeles rectangulares para que sobre ellos pintase unos círculos con los colores que a ella le inspiraba cada estación y los colocara al lado de cada árbol. En este punto pudo también trabajar con la caja de color número tres Montessori la última de la serie que mostré AQUÍ.  Por iniciativa propia decidió escribir los nombres de las estaciones al lado de los colores, hace medio se inicio en la escritura autónoma y le gusta bastante. Esta actividad dio pie a conversar sobre lo que ella sabía de ambas estaciones y cómo lo vivía.

En segundo término, le ofrecí una tira de papel con el número de cuadrículas igual al número de días que quedaban para el otoño y material de acuarela. Aquí pudo replicar los colores de las tarjetas anteriores realizando mezclas de colores con el pincel y plasmar su propia paleta de color del verano al otoño.

En un tercer estadio le ofrecí una caja llena de pinzas y le propuse contarlas y anotar en una pizarra el número total. También le mostré como poner una en la primera cuadrícula y la invite a poner una en cada cuadrito y realizar de nuevo el conteo de las mismas y comprobar que salía la misma cifra que ella había anotado. Para finalizar, metí en una bolsa misteriosa una concha y una piña, tal como os expliqué AQUÍ, tuvo que adivinar de que se trataba y emparejarlo con el árbol correspondiente a la estación.

Le mostré una cajita cerrada y le dije que allí había algo importante para saber cuándo empezábamos oficialmente el otoño, le brillaron los ojos mientas la abría. Allí encontró una pinza verde que sería la última que había que poner y que representaba el día que empezaba el otoño, así que le propuse hacer el cambio de la última pinza de madera por la pinza de color.

Finalmente y en cuarto tempo le deje una bandeja preparada con todo el material elaborado, un cuenco de porcelana y cinta de carrocero,. La propuesta era ubicar el material, eligió el sitio y lo colgó en la pared y conversamos sobre el funcionamiento de esta línea temporal del verano al otoño y le mostré como se utilizaba ese primer día.

Dispusimos el cuenco en nuestro estante del recibidor al lado la línea donde cada día cuando se levanta retira una pinza y realiza conteo, así sabe de manera visual cuanto queda y refuerza el concepto matemático del número. Le encanta poder comprender estos cambios y está feliz de haber elaborado su propia línea que para ella está cargada de significados.

Es muy bonito verles implicados en esta actividad ya que nos permite relacionar varias de las áreas del curríulum Montessori y nos acerca a la educación cósmica de primaria: el arte, los sentidos, la matemática, la escritura y la historia  y el paso del tiempo.

¿Puedes hacer una lista de los objetivos que se trabajan en cada punto?
¿qué os parece la actividad? ¿os animáis con esta cuenta atrás para el otoño tan bonita e inclusiva?

 

Si te ha gustado el post no olvides suscribirte a la web en la barra inferior o dejarme un comentario, esto nos ayuda a llegar a más gente. Gracias por leerme!!

Ya sabes que puedes seguir nuestra andadura Montessori tanto en Instagram como Facebook como Mamilatte.

Y desde AQUÍ puedes acceder a mis TALLERES ON-LINE, todos ellos están activos tanto el de Adaptación escolar, como el de ayudar a dejar el pañal, el de lecturas Montessori y el de BLW.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.