Hoy os traigo un recurso para trabajar el lenguaje con los niños de una manera muy divertida.

No olvidemos que en Montessori consideramos que, en la etapa 0-6 años, el niño está en periodo sensible de lenguaje por lo cual tiene una receptividad especial para aprender la lengua de manera natural y a penas sin esfuerzo.

Es por ese motivo que debemos de aprovechar esa sensitividad para ofrecer actividades que permitan su completo desarrollo.

A partir de que el niño tenga un vocabulario rico y una producción de frases complejas podemos ofrecerle la posibilidad de contar historias con este recurso que sería la continuación a los cuentos pero, en este caso en un formato un poco más abstracto, y dejando paso a la imaginación.

En general podríamos decir que entre los 3,5-4 años la mayoría de los niños podrían disfrutar de este material, aunque como siempre hay que observar las individualidades de cada niño, ya que puede haber niños que podrían utilizarlo antes de los 3,5 años y otros más tarde, de los 4 años en adelante, depende del grado de desarrollo evolutivo en el área del lenguaje propio del niño en cuestión.

Tenéis mucha información sobre cuentos AQUÍ y en mi taller online sobre CUENTOS MONTESSORI.

El recurso que os traigo hoy son las “story stones” o piedras para contar cuentos. El objetivo es poder elaborar historias diversas a través de los dibujos de las piedras.

En una primera fase el adulto o el niño, saca sin mirar 3 o 5 piedras y el adulto construye una historia con ellas, describiendo los dibujos y las acciones y marcando profundamente los conectores: “erase una vez”, “primero/al principio”, “y”, “después”, “entonces”, “por último”.

Posteriormente, cuando el niño conoce cómo se usan, se le invita a que saque sin mirar un número de piedras y que las ordene a su gusto y construya por sí mismo una historia. A los niños que están en este periodo es una actividad que les seduce muchísimo y que aviva su expresión oral.

El objetivo principal de las “piedras cuenta historias” es enriquecer el vocabulario y favorecer la expresión oral.

Como objetivo indirecto esta actividad ayuda al orden mental u organización lógica del pensamiento, ya que el niño debe dividir su discurso en secuencias temporales y espaciales.

Nosotros las hemos hecho caseras, lo que nos da pie a realizar un par de actividades previas:

–          Salir al mar o al bosque a recoger piedras (naturaleza).

–          Pintar las piedras y hacer los diseños (arte).

 

¿Cómo hacer las piedras para contar cuentos?

Se recomendamos coger piedras del tamaño de la parte central de la palma del niño para que sean manejables y lo más iguales posibles entre ellas para favorecer la concentración.

Nosotros las hemos pintado a pincel con pintura plástica blanca diluida con un poco de agua. El motivo por las que las hemos pintado de blanco es para poder unificarlas y aislar la atención a los dibujos característica del material Montessori.

Para los diseños los decidimos primero en un papel a parte y los dibuje yo primero en lápiz sobre la piedra, según lo que È decidió. Luego los pintamos con ceras normales y con estos rotuladores especiales para piedras.

Os recomendamos pintar las piedras por la parte inferior también porque del roce se estropean los dibujos y encerarlas o barnizarlas para que con el roce se conserven mejor.

Luego las metimos en una bolsita para poder hacer las elecciones.

Es preferible que al principio se comience un 3-5 unidades de piedras para que sea más sencillo para el niño el inventar a historia e ir ampliando el número de unidades.

El hecho de ponerlas en una bolsita, tiene el mismo objetivo que la BOLSA MISTERIOSA, para desarrollar, autocontrol y paciencia al mismo tiempo que genera sorpresa y alegría en el niño.

 

 

 

Recordad que todas las actividades Montessori se plantean desde la libertad, el niño elige si desea hacer esa actividad, y no como una obligación pedagógica. Sabemos desde la neurofisiología que los aprendizajes se generan mejor y se mantienen más fuertes desde un ambiente de calma y de confianza.

Espero que os haya gustado la idea y la pongáis en practica.

Si sois algo perezosos, los story cubes que os indiqué AQUÍ, se basan en la misma idea, pero para niños pequeño menores de 5 años prefiero las piedras, porque el dado tiene tantas caras que puede provocar la impaciencia del niño y disminuye la concentración y el aprovechamiento de la actividad. En la tienda Flying Tiger tienen una versión económica de los Story Cubes originales por si os interesa.

 

Nosotros prácticamente cada día hacemos una sesión de piedras, a mi hija le entusiasma, ¿Os animáis con ellas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *