En casa nos encanta el juego libre y los juguetes caseros, hace poco os enseñé nuestras botellas sensoriales y os hablé de la cesta de los tesoros.
Como buenos seguidores de la pedagogía Montessori y algunas otras pedagogías alternativas, que os iré contando progresivamente, estamos convencidos que en los primeros años de vida los materiales de la vida cotidiana resultan más enriquecedores, educativos y llamativos para el bebé-niño, al mismo tiempo que le dan muchísimo juego. 
Además nos permiten a los papás reinventarnos y extrujar nuestras viejas neuronas para reciclar objetos con material variopintos y fomentar el reciclaje y la economía familiar.
Pese a ello, no voy a negar que existen varios y muy buenos juguetes comerciales como algunos que os he ido mostrando en el blog y que están muy bien trabajados como la caja de permanencia o la jirafa Sophie...No obstante, somos muy defensores de el juguete DIY y nos encanta, y lo mejor es que vemos que a nuestra pequeña la emocionan y le ayudan en su desarrollo.
Por eso, en el post de hoy os propongo estos juegos DIY (HAZLO TU MISMO) para trabajar el sentido del tacto.
Cuando os hablé del juego de entre 6-12 meses os explique la importancia de poner a disposición de nuestros bebés materiales que les permitan el descubrir los sentidos, y allí, hablamos de los juegos de texturas en el cual os recomendaba este libro de Toca Toca. 

Con el mismo objetivo de dotar a nuestro bebé de sensibilidad táctil a través de su piel y boca os propongo variedad de opciones caseras.
Cortad cuadrados iguales (los nuestros son de 7x7cm) de telas de diferentes texturas y volúmenes : forro polar, terciopelo, lino, algodón, raso, lana, arpillera, blondas, cuanta más variedad de texturas mejor. Si somos Montessorianos estrictos mejor que cada tela tenga las mismas dimensiones (cuadrados iguales), yo aunque corte cuadrados idénticos, a medida que pasaban los meses fuí introduciendo material diferente con el mismo fin, por lo que esto no lo seguí a raja tabla. Incluí unas puntillas, nuestra anilla de madera crocheteada un sol casero con lazo de diferentes texturas y tonos y unos pompones porque me parecía interesante el tipo de textura y comenzar a introducir el tema del tamaño.
Ahora os enseño dos formas de presentarlo:
Una en forma de panera o cesta de los tesoros. Se le enseña al bebé la cesta y se le presentan algunos trocitos de tela. Se vuelven a colocar en la cesta y se le permite juego libre, observándolo pero sin interrumpirle. Les encanta, es muy entriquecedor observarles des del silencio y ver redescubrir la esencia de las pequeñas cosas, como el tocar.

Otra manera de presentarlo sería más sorpresiva, está la recomiendiendo a partir de los 8-9 meses cuando empiezan a adquirir la capacidad de permanencia del objeto. En una caja de toallitas o una caja cualquiera a la que le hacéis un agujero, le colocáis el material de texturas y el bebé puede ir sacando y descubriendo. Es muy diertido y les encanta entre los 9-12 meses.

Cuando acaba el primer año el bebé ya tiene un esquema mental más formado a nivel de sentidos, el descubrir de estos sentidos dejara de ser prioritario para pasar a la fase evolutiva del movimiento, la bipedestación (erguirse y caminar) y el lenguaje.

No obstante, el hecho de que el bebé tenga más de 12 meses no quiere decir que tengamos que prescindir de los juegos táctiles. Si deseamos, podemos aumentar la complejidad del juego, ya que es interesante trabajar con texturas más complejas y volúmenes.

Aquí os enseño dos ideas interesantes y también caseras.

La primera serían unos cojines táctiles rellenos, todos realizados en el mismo color de tela y las mismas dimensiones. Los rellenaremos con diferentes materiales cotidianos: macarrones, azúcar, garbanzos, lentejas, fideos, avellanas, arroz, pipas, almendras, sopa maravilla. Cualquier material que se os ocurra que permita observar sensaciones táctiles y que sea seguro para el bebé más grandecito.

Foto Vía

Otra opción parecida para los bebés más pequeños es en lugar de utilizar trozos de tela elaborar cojines de diferentes texturas y luego ir aumentando la complejidad trabajando con el tema de las relaciones del color, como en este ejemplo que se trabaja la tonalidad roja y beige.

Foto Via

A mi hija Èlia le alucinan todos ellos y bien es seguro que si los hacéis chiflarán a vuestros pequeños.

¿Os apuntáis a preparar estos sencillos y divertidos materiales táctiles para vuestros peques?
¿Queréis que publique más entradas de este tipo?

4 respuestas a “Juegos táctiles DIY: 4 modalidades de juguete casero bajo una misma idea.”

  • A mi me interesan mucho este tipo de publicaciones. Luego el juego lo hacemos a nuestra manera. Pero me gusta mucho ver y entender el tipo de juego para los bebes. También me interesan las entradas de libros. Por mi que siga así el blogs 😉

  • Hola muy interesante! Tengo un bebe de 4 meses y estoy aprendiendo a coser, así que me interesa mucho estos DIY que nos enseñas, y más si siguen la visión Montessori, que me encanta. Te animo a que hagas mas cositas de estas!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *