Hoy os traigo un recurso fenomenal para fomentar el autocontrol en familia: Eduyoga.
Durante mis talleres para padres y consultas una de los temas más recurrentes que les inquietan a los papás es como mantener su autocontrol en los momentos de estrés con los hijos o cómo ayudarles a ellos mismos a autocontrolarse.

Bien, los niños menores de 3 años por su estado madurativo carecen de autocontrol, ya que se están conociendo a sí mismos, y como María Montessori decía, tienen mucha fuerza interior, fuerza, que se tiene que aprender a canalizar, así durante este tiempo el propiciarles un ambiente calmado, libre de sobreestimulación y dónde sea el adulto el que modele el autocontrol, es decir un adulto calmado, será el mejor espejo para poder ayudar a un niño pequeño en este sentido.

Pasados los 3 años aproximadamente, el niño puede empezar a controlarse a sí mismo y es buen momento para compartir con él actividades que le lleven a su centro, a la relajación. Para un niño menor de 6 años no es nada difícil vivir el momento presente ya que ellos viven ahí, lo experimentan todo con gran intensidad en el aquí y el ahora, o lo que hoy se conoce como mindfullness por su desarrollo y esto será así en tanto en cuanto menos influyamos los adultos en ellos con el nivel de estrés de nuestra sociedad. Recordad que o hable aquí sobre mindfullness.
El recurso que os traigo hoy es una joya para ayudar a esos niños que ya han perdido su mindfulness. Se trata de Eduyoga un juego para niños y padres o educadores, que puede ser utilizado en casa o en el aula.
Se trata de 20 tarjetas de yoga y 4 cartas de respiraciones ilustradas para poder ir practicando. La parte de delante siempre es una fotografía real de un niño realizando la postura y en la parte de detrás de la tarjeta viene una descripción de cómo hacerla, cómo nos ayuda física y emocionalmente a nuestro cuerpo.
Las tarjetas están incluidas en una preciosa cajita de madera, con el dibujo de una niña y un corazón en la mano, una figura que encierra todo el tesoro que guarda dentro, bajo el mensaje “Jugando aprendo a observar y a sonreír, aprendo a querer y a vivir”.
Así mismo incluye dos cuentos preciosos, uno del camino de la fuente y otro el cuento de la felicidad.
A pesar de que nuestra hija es muy pequeña (30 meses) y aún no necesita utilizarlo porque vive intensamente el presente, está recomendado desde los 3 a los 99 años. En este momento, lo estamos utilizando nosotros y a ella siempre le gusta imitar alguna de nuestras asanas y acompañarnos. Estamos observando cómo cuando nosotros nos centramos le ayudamos a ella a centrarse.
Es un juego precioso que ya están utilizando también muchas familias a las que he atendido durante el año y les están funcionando muy bien.
Ya sabéis que me gusta recomendaros aquello que nos parece útil e interesante y este juego nos parece básico en cualquier casa, y como os decía no sólo orientado a los niños, sino también para los adultos, como momento de conexión y relajación, que bien seguro os ayudará afrontar con otros ojos y mejor actitud los retos diarios de nuestros niños.
Para poder conseguir vuestro Eduyoga podéis mirar los puntos de venta en vuestra zona AQUÍ o comprando online pinchando en la siguiente imagen.

¿Conocíais este juego de Eduyoga?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *