Presentaciones Montessori, ¿cómo se realizan?

18:53 Mami Latte 4 Comments


La semana pasada os expliqué la razón de ser de las presentaciones Montessori, hoy iremos un paso más allá y veremos cómo se realizan.

Estas presentaciones las podemos llevar a cabo en nuestro hogar con los niños y se realizan en todas las escuelas Montessori. 

Si el niño no está acostumbrado a este tipo de presentaciones deberéis ir poco a poco introduciendo estos nuevos cambios y adaptándoos a sus necesidades.

¿Qué es una presentación Montessori?

Es un pequeño ritual dónde el adulto le muestra al niño por primera vez un material o propuesta.
Se realiza con una secuencia de pasos gestuales muy marcados y lentos de manera que el niño pueda observar cómo se ejecutan los movimientos de las manos y su interacción con el material.

Durante la presentación el adulto no habla, simplemente muestra al niño el proceso mediante gestos.



¿Cuándo se realiza una presentación Montessori?

Las presentaciones tan sólo se llevan a cabo la primera vez que el niño se encuentra con un material nuevo o una propuesta de actividad nueva o diferente.

El adulto en base a la observación del desarrollo del niño y de sus intereses selecciona el material o propuesta y lo presenta al niño.

Una vez finalizada la presentación, el niño ha podido observar el proceso y el objetivo de la actividad y el adulto le invita a que si desea lo realice en ese mismo momento o cuándo le apetezca,  ya que la actividad nueva, reposará en las estanterías de material.

El niño es libre en su ejecución, no se le obliga en ningún momento a realizarla, sólo se le muestra y él decide el momento en la que la realiza y cuántas veces lo quiere repetir.

¿Las presentaciones se realizan sólo una vez?

En general sí, sólo cuándo el niño se enfrenta a una material o actividad nuevos, pero existen dos excepciones:

  •                  El niño no ha comprendido el objetivo del procedimiento y no lo está utilizando con la finalidad planteada, en ese caso no se le corrije ni se le interrumpe (ya hablamos aquí de la importancia de no interrumpir), pero si otro día se le vuelve a presentar de nuevo para ver si comprende el objetivo.
  •      En casos de materiales o actividades ya conocidas en la que se le añade alguna complejidad nueva (extensiones y/o variaciones)


¿Cómo se realiza una presentación Montessori?

El adulto ha observado algún interés y evolución en el desarrollo del niño y cree conveniente que el niño reconozca algún material o actividad que puede interesarle para satisfacer sus necesidades.

El adulto preparará previamente todo el material para hacer la actividad, y si este consta de varios elementos los colocarán en una bandeja en el mismo orden en el que se tienen que utilizar. Todos los pasos que se realizen irán de izquierda a derecha (como preparación previa a la leptoescritura), por ello hay que tenerlo en cuenta a la hora de colocar los elementos en la presentación.

Es muy aconsejable que el adulto ensaye antes la presentación en solitario para observar si ha pasado por alto algún elemento importante para que el niño pueda entenderlo.

Así, el adulto le explica al niño que le enseñara una cosa nueva. En ese momento, se prepara el escenario dónde se realizará, utilizando una alfombra o mantelito, pronto os hablaré de ello más en profundidad, si os interesa.

El adulto se situará a la derecha del niño si es diestro (si el adulto es zurdo se colocará al revés), con la finalidad de no tapar la visibilidad del niño con el brazo, ya que es muy muy importante que pueda ver todos los movimientos de nuestras manos.

Se le nombra el material y si son niños muy pequeños que están en periodo de lenguaje se les invita a decir el nombre del material o de las partes de material que componen la actividad.

A partir del momento en el que el material ya se ha nombrado y está preparado para empezar se le dice al niño que se fije en las manos del adulto, ya que el adulto ya no hablará, sólo gesticulara con sus manos y con su cara.

El adulto realiza la secuencia con movimientos muy pausados y marcados y en cada cambio de movimiento mira y sonríe al niño. Una vez que finaliza la secuencia, se para unos segundos para que el niño observe el fin del proceso y el adulto nuevamente pone en acción sus manos para hacer el proceso en sentido inverso y devolver el material al estado inicial.

Al acabar se le pregunta verbalmente al niño si desea hacer el por sí mismo lo que ha visto, o a devolver el material a su lugar en la estantería de actividades.



¿ A partir de qué edad se pueden hacer las presentaciones?

No hay una edad concreta y preestablecida para ello. Podríamos decir que sería aquella en la que el niño sea capaz de poder concentrarse en la explicación de un material o actividad, con un pequeño autocontrol hacia la observación calmada de lo que le muestra el adulto.

Hacia los 18 meses podríamos comenzar con algunas presentaciones de material simple y de una manera natural, sin forzar. Estas presentaciones adquirirán un punto de mayor formalidad a partir de los 3 años de edad.

¿Son estrictamente necesarias las presentaciones Montessori en la aplicación de la pedagogía en el hogar?

Indispensable hay pocas cosas en esta vida, pero si seguimos esta filosofía de vida, estas presentaciones nos van a beneficiar en la crianza y en la capacidad de aprendizaje del niño. Así, cuanto antes las integremos en nuestras dinámicas familiares más cómodo se encontrará el niño y observaremos enseguida una óptima evolución.

Os animo a observar a vuestros hijos y hacer presentaciones adaptadas a ellos. Es increíble como poco a poco niños bien pequeños muestran gran autonomía y libertad en el uso de materiales y actividades.

Si te ha gustado este post y quieres saber muchas cosas más para aplicar la metodología Montessori en casa con tus hijos, puedes apuntarte a mis talleres presenciales en Lleida. No esperes mucho porque las plazas son muy limitadas, reserva ya tu plaza.







¿Conocías cómo se realizaban las presentaciones?
¿Tienes alguna duda? Déjanosla en comentarios.




4 comentarios:

  1. Gracias por compartir. He intentado hacerle presentaciones a mi hijo de 16 meses pero casi nunca me espera a terminar la presentación y toma y avienta el material o comiemza a jugar con él. ¿Debo esperar a que sea un poco mayor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudia, tal como comento en el post estás presentaciones se pueden hacer cuando el niño es capaz de entender bien el objetivo, suele ser hacia los 18 meses, no obstante cuando implementamos este tipo de presentaciones es muy normal lo que comentas porque los niños necesitan un tiempo para entender estas dinámicas y para poder tener el autocontrol necesario para esperar a la finalización de una presentación. También es muy importante que ese momento sea un momento de calma sin otras distracciones y con una ambiente cuidadosamente preparado. Debes observar a tu bebé ella es la que va a guiarte sobre cómo y cuándo hacerlo.

      Eliminar
  2. Tengo una duda que igual es un poco tonta. De acuerdo con otro post sobre los cilindros con botón reducidos, el material de debe dejar en la estanteria a su libre disposición, pero también habla de ir presentando las distintas tablillas según vaya controlándolas. Entiendo que solo se deja a su disposición las tablillas que ya ha dominado, no? No todas? Y otra cosa, si empiezo con ellos cuando el niño tiene ya 26 meses y las controla rápido, pasaría a la siguiente dificultad el mismo día o mejor ir aislándolas por días? Muchas gracias, espero haberme explicado 🙃

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Montessori tenemos una máxima: seguir al niño. Si observas que el niño te pide más, dale más. Cada reto debe estar ajustado en dificultad a las habilidades que tiene en ese momento y no resultar ni demasiado fácil, ni demasiado difícil, para ello estar muy bien formado en la pedagogía y saber observar a los niños sin juicios de valor es fundamental. Disfrutad y empapos de la pedagogía, os va a regalar muchísimas alegrías.

      Eliminar