Recibo varías consultas en cuanto a
hidratación y transporte de líquidos, por eso he decido escribir este post que
espero os resulte útil.

Mientras los bebés están hidratados con lactancia
materna exclusiva no necesitan ningún aporte adicional de líquidos
. Sé que las altas temperaturas que sufrimos en verano
y la pérdida de líquidos por el sudor os puede hacer pensar lo contrario. No
obstante, es bueno que como padres sepáis que lo único que hay que hacer en ese
caso es ofrecer más a menudo el pecho y las necesidades de hidratación del bebé
seguirán cubiertas sin ningún problema.
Así pues, ¿cuándo comenzamos con el aporte de agua
externa?
Lo más recomendable es aportarle al bebé
agua externa cuando comienza la
alimentación complementaria en tándem con la principal
(lactancia materna o
de fórmula) y de manera gradual, cuanto más sólido, más líquido, pero escuchad
al niño que él os la irá pidiendo.
De todas maneras para que tengáis una
orientación, para los niños de 2-3 años de edad las necesidades de ingesta
total de agua recomendadas por la EFSA (European Food Safety Agency), son de 6
vasos diarios, teniendo en cuanta un vaso equivalente a 250ml.
¿Y esa agua que ofrecemos cómo tiene que ser?
Hay muchísima gente que os va a
recomendar aguas embotelladas, pero está científicamente comprobado que el bebé puede ingerir cualquier agua que
sea potable,
así que si el agua que sale de tu grifo lo es, adelante.
En casa toda la familia consumimos
nuestra agua potable que sale del grifo y es la que le ofrecemos a mi hija.
El consumo de agua embotellada sólo atiende a tema de
preferencias organolépticas
, ya que sus
mineralizaciones especiales les confieren un sabor y olor diferentes. Pero, en lo que respecta a capacidad de
hidratación, el tomar agua de grifo potable o tomarla embotellada no presenta
diferencias significativas que nos puedan llevar a decantarnos por una de ellas
sobre la otra.
No está recomendado en bebés ofrecerles
zumos industriales ni tampoco zumos de fruta exprimidos,
este es un tema que
trataremos en el taller online de Alimentación Complementaria que podéis
consultar AQUÍ.

¿Y que pasa cuándo salimos fuera? ¿Dónde
llevamos el agua?

Mi recomendación es almacenar el agua en
recipientes de vidrio, ya que muchas botellas o cantimploras de plástico llevan
materiales como el BPA (bisfenol) que con las temperaturas y el uso pasan al
líquido que almacenas y no son muy buenos para la salud.

A demás, por norma general los vasos que
usamos en casa son de cristal y como ya sabéis que seguimos la línea
Montessori, nos viene al pelo para ofrecer al niño un material lo más similar
al que utilizamos todos a diario.
Además, no sé a vosotros, pero mi
familiaridad con el cristal para beber hace que un mismo líquido me apetezca
más en cristal que en plástico, ¿os pasa?
¿Pero y si se rompe? Me da miedo utilizar botellas de cristal
para almacenar el agua en nuestras salidas, ¿cómo lo hago?
Muy fácil. Os presento una marca que he
descubierto no hace mucho y con la que estamos encantados.
Lifefactory son unas botellas diseñadas
en cristal con una práctica funda de
silicona antirotura y libres de BPA.
El cristal que utilizan en la
fabricación de estas botellas es borosilicato
lo que le confiere más resistencia y la posibilidad de meterlo en el lavavajillas. También se pueden usar en microondas.
Todas sus botellas tienen indicadores volumétricos, lo que permite llevar un control
del líquido ingerido.

La marca piensa en toda la familia y nos
ofrece botellas de diferentes medidas,
desde las de 120ml y 260ml para los más pequeños en los cuáles incluye 3
posibilidades de uso
: en tetina,  en boquilla
adaptadora y en cierre roscado normal. Así además de agua en ellos podemos
almacenar leche materna o leche de fórmula.
Para los adultos existen botellas 470ml y  650ml,
en este caso incluyen una práctica asa para su transporte y una pajita.
Come veis Lifefactory nos pone la vida
más fácil, sus botellas resultan muy cómodas y prácticas y además son
preciosas, ¿habéis visto que gama de
color?
Para volverse loco eligiendo.
Me he centrado en el agua, ya que es la
principal fuente de hidratación y en los pequeños lactantes que ya comen
sólidos un complemento a la leche. No obstante, el cristal resistente de Lifefactory nos permite almacenar en sus
botellas cualquier líquido.
Así que pongan una Lifefactory en su vida, para el peque, para pasear, para
ir al parque, para llevar al trabajo, dónde sea. Yo no la cambio por las de
plástico.

De hidratación y mucho más hablaremos largo y tendido
en mi taller online de Alimentación Complementaria
, el taller está orientado no sólo a padres de bebés
de 6 meses, sino a todo aquel que quiera acompañar a un niño en el paso de la
lactancia a la alimentación sólida entre los 6meses y 2 años de edad. Si estás
interesado PINCHA AQUÍ para informarte. No esperes mucho que las plazas son
limitadas y si reservas antes del 31 de agosto lo puedes conseguir con
descuento!!!
¿Sabíais que vuestro hijo podía consumir agua de grifo
y potable?
¿Qué os parecen las botellas Lifefactory?

¿Cuál es vuestro color preferido?

2 respuestas a “Hidratación: ¿Agua embotellada o de grifo? Y la transportamos con lifefactory!!!”

  • Me ha gustado mucho el articulo. Miraré estas botellas, la verdad que cuesta encontrar de crista. Todas son metálicas o de plástico.
    Gracias por la información de las dos cosas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *