La pedagogía Waldorf forma parte de las pedagogías conocidas como alternativas o libres. En el blog ya os
había hablado sobre pedagogía Montessori, que es la que seguimos
mayoritariamente con mi hija y habréis podido ver en Facebook o Instagram @mamilatte.
Pronto os hablaré de más
pedagogías de este tipo, pero hoy nos centraremos en Waldorf, ya que me estoy
formando en ella y considero que tiene cosas muy interesantes para aplicar
con nuestros hijos  e incorporar en su
educación.
Hace unos meses hice un taller de
muñecas de lana cardada que va muy en línea de esta pedagogía y esta es la
muñeca que realicé y que capta la esencia de la pedagogía.
La pedagogía Waldorf fue
desarollollada por Rudolf Stainer a
principios del siglo XX
a partir de varios de sus estudios. 
Su pedagogía entiende la al niño como un ser global,
de manera que debe ser educado de manera holística y equilibrada. Así, propone un juego libre y adaptado a la
etapa evolutiva y respetando los ritmo de cada niño
y concibiendo a cada
niño como un ser único.

Por este motivo, las actividades
que se ofrecen desde los centros educativos Waldorf son actividades vivenciales, dónde el niño puede experimentar por el
mismo diversas tareas, a su ritmo y a su tiempo. Para Waldorf el grueso del
tiempo en las escuelas de este tipo se focaliza en el juego libre.




Respecto a otras pedagogías que
se centran en la parte psicomotora también de una manera libre,  una característica
diferenciadora de la pedagogía Waldorf es que tiene en cuenta la parte
espiritual del ser humano
. Dicha metodología propone que cada ser humano
encuentre su esencia a través de la creatividad, el arte, el movimiento y el
lenguaje.
Es por ello que se da especial importancia a la creatividad a
través de la música (canción,
movimiento…), el teatro, el arte
(pintura, escultura…), la imaginación a través de juguetes poco definidos o arquetípicos
(trozos de madera, muñecos de lana cardada o de tela, que bien son un avión, un
coche o  al rato una mamá). Los cuentos de hadas y de animales
tienen un papel importante en el desarrollo de la imaginación y el lenguaje.

Foto Vía
Fomentar la imaginación del niño es muy importante para Waldorf ya
que este puede desarrollar sus propios esquemas mentales dotándole de alta flexibilidad mental a medio y largo plazo a la
hora de enfrentarse a diferentes situaciones o problemas vitales en su madurez.
El objetivo es que el niño se convierta en una
persona con criterio y libertad de decisión respecto a su vida adulta.

El amor por la naturaleza, el  juego al aire libre y los objetos naturales
son otra característica singular de Waldorf.
El folklore, las tradiciones y las festividades son una máxima en
su modo de acción.
Familia y escuela permanecen para Waldorf en diálogo constante y van de la mano.
Entrar en una escuela Waldorf es
adentrarse en un remanso de paz y reencontrarse con los pequeños detalles desde
la sencillez (así podemos ver a los niños lavar a mano ropa, tejer, amasar pan
o realizar otras actividades cotidianas con la esencia con la que lo hacían
nuestras abuelas. Porque el detalle
reside en lo pequeño, lo simple y lo austero
. Y se hace una mirada más
alejada a las nuevas tecnologías que no permiten está imaginaria que promueve
Waldorf.
Foto Vía
Los valores Waldorf son: la belleza, el orden, el ritmo, la sencillez,
la armonía y la paz.
A través de sus estudios Steiner
define al ser humano como una individualidad de espíritu, alma, y cuerpo,
cuyas capacidades van forjando en tres
etapas de desarrollo divididas en septenios (cada 7 años),
hasta la
completa madurez adulta:
  • ·        
    de los 0 a los 7 años
  •         de los 7 a los 14 años
  •         de los 14 a los 21 años

Esta pedagogía tiene especial
delicadeza con el primer septenio, ya que los primeros años de vida son
fundamentales para el desarrollo del individuo como persona completa.
La pedagogía Waldorf está apoyada
y promovida por la Unesco, se
imparte en unas 3.000 escuelas de más de 90 países
. Gobiernos como los
de Irlanda, Australia, Alemania o Israel la apoyan oficialmente.
Entre exalumnos Waldorf se
encuentran: Harrison Ford, Jennifer Aniston, Sandra Bullock o Clint Eastwood.
Actualmente en España existen
algunas escuelas, centros y grupos Waldorf, algunos los podéis consultar eneste listado de escuelas alternativas que gracias a la participación ha podido
crear mi compañera Aguamarina 
Concretamente en Lleida, ciudad
dónde vivo, mis amigas Anna Cris y Vanessa han iniciado un grupo Waldorf orientado a niños desde los dos años a los 5 años dónde organizan algunos talleres
de juego Waldorf. 
Para entender mejor esta
pedagogía os dejo unos vídeos preciosos y muy ilustrativos y que os alegrarán el fin de semana.
Filosofia Waldorf en una escuela
mejicana:

Escuela Waldorf de 1 a 3 años en
Alicante:

Y con mi muñequita Waldorf me despido hasta el siguiente post.

Recordad que en mi tienda seguimos de REBAJAS www.mamilatteshop.com

¿Qué os parece la pedagogía Waldorf?
¿Existe en vuestra zona alguna escuela o grupo Waldorf?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *