Como coach certificada por la Asociación Española de Disciplina Positva, creo firmemente en esta metodología que nos ayuda a entender el comportamiento de los niños y a darnos nuevas herramientas para guiarles de forma firme pero respetuosa a la vez.

 

Esta metodología, basada en la comunicación, el cariño, el respeto y la colaboración, permitiendonos educar en las habilidades para la vida desde el respeto mutuo, con firmeza y amabilidad al mismo tiempo y evitando los premios y castigos.

 

Los cinco criterios básicos de de esta disciplina son:

  1. Es amable y firme al mismo tiempo (respetuosa y motivadora)
  2. Ayuda a los niños a sentirse importantes (Conexión)
  3. Es eficaz a largo plazo
  4. Enseña valiosas habilidades para la vida (Respeto, habilidad para resolver problemas, participación, colaboración, responsabilidad…)
  5. Ayuda a que los niños desarrollen sus capacidades y sean conscientes de ellas