Mamilatte | Línea Montessori solidaria de la Navidad
16323
post-template-default,single,single-post,postid-16323,single-format-standard,qode-lms-1.0,qode-social-login-1.0.1,woocommerce-no-js,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_grid_1200,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Línea Montessori solidaria de la Navidad

Hoy os traigo un recurso para acompañar a los niños durante la navidad al estilo Montessori que viene unido a un proyecto solidario. Cada donativo recaudado se destinará a la Asociación Española Contra el Cáncer infantil AECC.

Llevamos más de 15 días viendo decoraciones de navidad a nuestro alrededor y calendarios de adviento por todas partes y se nos ponen los pelos como escarpias experimentando como cada año se avanza más y más la Navidad. Notamos que cuando llegamos a nuestra navidad española real estamos tan empachados de luz, de color, de villancico, de turrón, etc… que ese momento álgido pierde valor y no se disfruta como cuando éramos niños. Estoy nos desconcierta mucho y no deseamos transmitir estos valores a nuestros hijos.

Los calendarios de adviento vienen de la tradición anglosajona y acaban el día 24, pero muchos de nuestros niños justo acaban de empezar sus vacaciones navideñas en las que dejan de ir al colegio y/o sus padres o educadores cambian las rutinas normales y en general es cuando las familias tienen más tiempo de actividades compartidas.

Los cambios que comporta la navidad a nivel de vacaciones escolares y fiestas laborales alteran nuestras rutinas habituales y aunque son geniales para poder estar juntos, también nos desorientan un poco, porque salimos de nuestra zona de confort. Por eso, teniendo en cuenta ese limbo en el que quedaban los niños y familias de nuestras sociedad una vez llegado el día 24, en el que se terminan lo calendarios de adviento, se nos ocurrió diseñar nuestra línea Montessori de la navidad.

No se trata de un calendario de adviento con premios en el que el niño quiera saltar de día en día por la mera motivación de regalo material. Tampoco se trata de un calendario de un montón de planes que nos sintamos presionados a cumplir de manera inflexible y que no vayan en línea con lo que le vibra a nuestra familia y en el que nos agobiemos y cansemos todos.

¿Qué es entonces nuestra línea Montessori Solidaria de la Navidad?

Es una manera de podernos sentir seguros y cómodos en esta época tan especial del año. Una manera de que vuestra navidad sea vuestra, auténtica, única y genuina de vuestra familia sin responder a modas ni listas de ideas del gurú instagramero o del vecino. Porque la infancia no es así, no responde a planes ni a exigencias y para que engañarnos, los adultos tampoco, así es el ser humano…

Esta línea de la navidad está pensada para que los niños puedan asimilar el paso del tiempo desde el puente de la Constitución, que es el primer espacio de tiempo prenavideño, hasta la festividad de reyes.

En este recurso vienen marcados los días con tiras recortables en las que podemos dibujar algún acontecimiento que sepamos que va a pasar o que planifiquemos o simplemente algo que se nos ocurre ese día o que observamos en la estación invernal en la naturaleza y/o los animales.

 

Una vez pasa el día el niño y su familia pueden recortarlo y meterlo en un botecito de experiencias navideñas o pegarlo en una cartulina, junto con fotografías como recuerdo de la navidad de ese año.

A través de la línea, podemos observar y conversar sobre cómo pasan los días de manera relajada y dejar constancia mediante dibujos o palabras del paso de nuestros días. Por ejemplo si sabemos que el día 24 vamos a cenar con los abuelos, si tenemos una visita, si vamos a coser calcetines navideños o vamos a ir a un concierto podemos colocarlo y así todos vamos viendo cómo llega ese día con ilusión y con la claridad de saber lo que acontecerá en nuestra realidad.

Todo basado en la tranquilidad, desde la calma, en que las experiencias no sólo vengan desde fuera sino desde dentro. Tener oportunidades de propiciar tiempo con nuestros niños haciendo una guerra de cosquillas, metiéndonos debajo de una manta, preparando galletas de jengibre, cocinando peras especiadas, tocando la textura del acebo o la ponsetia, notando nuestra nariz fría y roja paseando o simplemente poniendo la cara pegada al gélido cristal de la ventana haciendo un vaho.

Se trata pues de dar rienda suelta a la improvisación, en el que los planazos sean planes minúsculos y dándonos tregua a poder dejar las casillas en blanco.

Esta línea da poder a los niños, ya que pueden disfrutar de manera manipulativa con el tiempo. A través de ella todos nos damos permiso para disfrutar sorbito a sorbito de lo que surja. Sin controlar a los niños ni controlarnos, eso es para nosotros la navidad, un tiempo para recogernos, un tiempo de vivir en nuestra cueva y prepararnos con alegría para que los días crezcan y llegue de nuevo la luz.

Una línea del tiempo que podréis modelar a vuestro antojo, y en la que podrás cuidar y conservar las tradiciones familiares y dejarlas encapsuladas como legado para los niños. Puedes descargarla pinchando aquí.

Esperamos que os guste y que os animéis a participar en este proyecto solidario.

!!!Hasta pronto!!!

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.