Hace muchos días que quiero compartir con vosotros algunas de nuestras experiencias viajeras con niños y que mejor inauguración de la sección que hacerlo con uno de nuestros destinos favoritos: Provenza.

El Sureste de Francia es un lugar sensacional, destaca por sus campos de lavanda, de girasoles, de olivos, de uvas…Unos paisajes muy bellos para ser admirados en la ruta por carretera y que os regalará muchas instantáneas dignas de una postal impresionista, muestra de ello es que fue lugar de inspiración para artistas como Van Gogh o Cezanne.

Además la Provenza goza de unas costumbres y cultura que nos encantan. Tenemos un recuerdo muy especial de sus tierras ya que en ellas supimos que íbamos a ser padres de nuestros pequeños.

Sobre todo si vivís en la zona del noreste de España es una localización cercana a la que podemos llegar fácilmente con coche. Así, si nos acompañan niños es un trayecto bastante llevadero. Nosotros salimos de Cataluña y paramos a visitar para hacerlo más suave.

Nuestra primera parada fue Narbona: esta ciudad romana, la más antigua de Francia, nos ofrece un agradable paseo por la cité, visitando su catedral gótica o observando en sus puentes y riberas sobre el canal de la Robine y sus animadas terrazas y paseos a ambos lados del canal.

 

Elegimos el pueblo de Apt como asentamiento base, desde el cual movernos por la Provenza. Conseguimos una casita adorable en Airbnb decorada con un gusto increíble y todo lujo de detalles (muy adaptada para niños), con terracita para desayunar y cenar al aire libre, jardín y un jacuzzi en el que refrescarnos. Fue todo un acierto reservar esta casa, ya que permite que tanto los adultos como los niños podamos hacer actividad fuera o dentro de la casa y poder respectar las necesidades motoras de los niños. Además hacer dos comidas en casa facilita muchísimo la logística y económicamente abarata los costes. En nuestro caso decimos movernos a las visitas durante el días y la comida central la realizábamos en ruta. Os aconsejamos la guía Lonely Planet para buscar lugares para comer, aunque muchas veces nosotros decidíamos sobre la marcha.

 

Este pueblito de Apt, esta dentro del departamento de Vaucluse en la región Provenza- Alpes- Costa Azul. Está situada en una configuración excepcional ya que queda muy cerca de otras poblaciones a visitar.

Este pequeño pueblo es muy cómodo para el día a día, y las compras habituales. Sus calles están llenas de vida sobre todo si viajáis en la fiesta de la lavanda entre el 14 y 15 de agosto en la cuál sus gentes se visten de época y la calles huelen a lavanda, pudiendo recorrer su centro histórico lleno de puestos de degustaciones y productos típicos.

A principis de agsto tienen un mercado de la cerámica sensacional con talleres para niños.

 

Siguiente parada: Bonnieux, es un pueblecito encima de una montaña, lleno de casitas de piedra con unas vistas panorámicas de la Provenza impresionantes.  Su puente romano merece un paseo.

Otro imperdible provenzal son los Ocres du Roussillon, también conocido como el sendero dorado de Francia. Un paseo por sus bosques se convierte en una delicia, en él podemos admiar hasta 17 matices distintos del ocre y sus pigmentos. El pueblo es precioso con sus casas construidas con esos colores. Al inicio del camino hay unas casitas con restaurante y una libreria-juguetería con unas propuestas de libros y juegos para niños muy afines a nuestra filosofía y a la pedagogía Montessori en los que È disfruto montando puzzles, dibujando y leyendo cuentos. Recomendable para padres con niños menores de 3 años llevar una mochila de porteo para pasear en las pendientes o por el pueblo si se cansan y unos zapatos viejos, ya que se llenan del pigmento (nada no solucionable con una bayeta o lavadora).

Otra de las visitas obligadas, aunque sólo sea para parar a pie de carretera y endulzar la vista es Gordes, este pueblo con sus preciosas casas colgantes esta muy cerca de la abadia de Senanque. Sólo parar en alguno de los miradores y observarla, dibujarla o fotografiarla en silencio es uno de los momentazos del viaje. Recomendable al salir o ponerse el sol.

 

La abadia de Senanque es una de las configuraciones más famosas de la ruta de la lavanda y una de las imágenes icónicas de la Provenza. En nuestro primer viaje tuvimos poca fortuna y sus campos estaban ya recolectados, pero en este viaje de principios de Agosto nos lo encontramos en plena floración y realmente es una gozada admirar los senderos de lavanda y sentir su olor con los ojos cerrados. Una experiencia sensorial preciosa para los pequeños que pueden corretear por su campos.

Si tenéis oportunidad de visitar alguno de los mercados provenzales no lo dejéis pasar, es una de las mejores cosas que poder hacer en la Provenza. Es seguro que pasaréis una mañana de lo más pintoresca, mezclándoos entre sus gentes, disfrutando de su gusto por los preciosos objetos que podéis encontrar rebuscando en sus adorados mercados anticuarios. Disfrutar de sus puestos y degustar sus especias, sus encurtidos provenzales, quesos, embutidos, flores, jabones. Nosotros en esta ocasión paramos en el Mercado de Sault (mirad en la guía los días de mercado en las poblaciones que vais a visitar).

 

Rustrel (Colorado provenzal) es otra visita que vale la pena, aquí también os recomendamos mochila de porteo para los menores de tres años, para poder subir y  bajar las cuestas y disfrutar del  precioso paisaje rocoso de múltiples colores formado por la erosión, como las chimeneas de las hadas o el desierto blanco . Existen varias rutas a pie indicadas allí mismo según nivel de dificultad.

Aix en provence es ciudad pequeña y agradable para dar un paseo. Esta antigua capital de la Provenza nos enseña un entorno es algo más urbano, saliendo un poco de los paisajes provenzales pero teñido de la cultura. Podemos visitar la catedral, la torre del reloj, el museo de tapicería, caminar por su calles, ver sus fuentes dignas de las pinturas impresionistas que retrato Cézanne en su obras y nos da pie a poder hablar con los niños mayores de 3 años sobre las obras y compararlas con la ciudad natal del pintor.

 

Ya de vuelta a España paramos en Montpellier, ya fuera de la provenza en la Región de Occitania. Esta ciudad universitaria nos ofrece unas vistas más urbanas más cercanas a París pero al estilo mediterráneo. Sus callejones medievales comparten terreno con los nuevos espacios que destacan por una arquitectura internacional. Visita obligada es pasear por Place de la Comedie, uno de los espacios peatonales más amplios de todo Europa.

 

De vuelta ya a punto de cruzar la frontera paramos en Perpignan, esta antigua capital de Mallorca situada en la región francesa de los Pirineos. Sus calles rebosan de romanticismo, algo que atrajo a pintores como Picasso o Dalí.

Podemos ver su cercanía con el mar, por su antigua lonja de pescado. pasear por sus calles es hermanar tradición francesa y catalana. Es interesante visitar con los niños el Castillo Real, en la que podemos pasear por todas las estancias del rey, tocar y mirar las campanas o avistar por los ventanales de sus torretas.

Para niños menores de 3 años la Provenza es un destino muy rico de exploración y manipulación y para los mayores de 3 años nos da muchísimo pie a jugar con los sentidos de una manera más consciente y con la cultura y el arte.

Aquí os dejo algunas recomendaciones bibliográficas para la visita.

 

Tengo una parte 2 de la Provenza, ¿queréis más?

¿Os apetece que demos vida a esta sección? Dejad vuestras impresiones en comentarios.

Si te ha gustado el post no olvides suscribirte a la web en la barra inferior.

Ya sabes que puedes seguir nuestra andadura Montessori tanto en Instagram como Facebook como Mamilatte.

Y desde AQUÍ puedes acceder a mis TALLERES ON-LINE, todos ellos están activos tanto el de Adaptación escolar, como el de ayudar a dejar el pañal, el de lecturas Montessori y el de BLW.

 

Una idea en “Viajar con niños. Provenza.”

  • Me encanta Francia: relax, naturaleza, pueblecitos, paisajes… Otra buena zona para visitar es la Dordoña, muy cerquita también d nuestra frontera.
    Me gusta esta sección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *