Hoy os traigo un post artístico al estilo Montessori, muy sencillito pero altamente potente. Da muchísimo juego y posibilidad de expresión a los niños.

Se trata de unos abanicos para decorar. A través de esta actividad, el niño puede dejar salir su creatividad y crear un objeto, que ahora en plena ola de calor va a venirnos genial.

Podemos poner uno o varios, ya que es bien seguro que querrá repetir una vez acabada la primera pieza. Si el niño tiene conciencia de los otros es probable que le guste también regalarlos a las personas de confianza, una bonita idea también de cara a obsequiar a los invitados en una fiesta de cumpleaños estival.

Mi hija È disfruto muchísimo con esta actividad y cuando usa el abanico lo mira  con orgullo de haberlo pintado ella. Si nos seguís por Instagram sabréis que somos muy fans de la cultura japonesa, por lo que É no sólo lo utiliza para paliar el calor, sino también en sus danzas japonesas en las que el abanico está integrado.

 

De hecho esta propuesta artística la elaboré para mi hija en relación al interés por la cultura japonesa para conectar algunos aprendizajes, y para ligar con la estación de verano y formas de aliviar el calor. Así introdujimos el abanico y pudimos hablar sobre él a posteriori de la actividad, fortaleciendo lenguaje, sentidos y conocimiento de la cultura española y japonesa. Tal como os explico siempre, en Montessori las actividades no son cerradas, sino que todo está relacionado con todo y exprimimos todas las posibilidades para que el niño despliegue su máximo potencial.

Yo en este caso lo presente con la técnica de tamponeado con bastoncillos porque me interesaba fortalecer desde otra óptica el agarre de la herramienta, pero podéis utilizar la técnica que sea (pincel, tampones, dedos…)

Como veréis la preparación para esta actividad que dejamos preparada una bandeja con el material. Vamos a necesitar:

  • Un protector de mesa
  • Una bandeja (para presentar el material)
  • Uno o varios abanicos de tela blanca
  • Un bote con bastoncillos de algodón
  • Pintura (nosotros utilizamos chalk paint)

Elaboración

  1. Presentamos al niño la actividad mostrándole el abanico, abriendolo.
  2. Mostramos al niño como tomamo un poco de pintura con el bastoncillo y lo aplicamos suavemente sobre la tela del abanico.
  3. Posteriormente se le dice al niño que lo puede pintar el mismo con esta técnica como desee, utilizando todo los colores de la manera que considere.
  4. Dejamos al niño trabajar tranquilamente.

Es una actividad que si está ligada a un punto de interés da para un rato de concentración y el resultado es muy hermoso y a la vez útil.

Por fin están disponibles los talleres presenciales para el último trimestre del año, para empezar el curso escolar con buen pie. Podéis ver las fechas e inscribiros pinchando AQUÍ. ¡Corred que las plazas vuelan!

¿Quieres aires artísticos contra el calor?

¿Os animáis a preparar esta propuesta tan fresca?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *