Hoy os traigo un recurso de los que más me apasionan de la pedagogía Montessori y que os va a venir fenomenal para esta estación otoñal si lo queréis poner en marcha.

Este recurso es la mesa de observación, un lugar de descubrimiento que se puede preparar tanto en casa como en el aula y que está al alcance de todos.

La mesa de observación permite al niño conocer las estaciones del año, las texturas, las formas, los colores, los olores y empezar a conectarlos con el medioambiente en el que vive.

Fomenta la autonomía del niño ya que el mismo puede organizar el material y observar aquellos detalles que desea en cada momento y según sus intereses. Así que también es muy provechosa en una casa con hermanos o en una aula, ya que todos se pueden beneficiar y usarla de maneras diferentes respetando la individualidad de cada niño.

Este recurso facilita las salidas familiares o escolares, fomenta la interacción niño-adulto y la conciencia plena por contacto directo con la naturaleza, permitiendo que dejemos por un momento a un lado los problemas y las prisas del exterior. Prepara además, un recurso adicional de actividad constructiva para cuando no es tan agradable salir al ambiente real por las condiciones climatológicas.

En estas salidas, es vital que el adulto este siempre presente para acompañar al niño y valorar los posibles riesgos de manipulación de algún elemento natural (ortigas, zarzas, lagos…) y velar siempre por la seguridad de los niños.

Objetivos de la mesa de observación:

  • Relacionar los cambios estacionales o el entorno con elementos manipulativos.
  • Clasificar los elementos según alguna característica común y agruparlos: por tamaño, color, forma…
  • Motiva al conteo y la primera matemática.
  • Promueve la curiosidad y la observación detallada.
  • Favorece la descripción con lo que amplía el vocabulario.
  • Potencia la creatividad y deja una puerta abierta a que el niño puede hacer composiciones decorativas (centros de mesa, collages naturales).
  • Permite inferencias y búsqueda de información ampliada sobre temas de botánica y zoología.
  • Desarrollar conciencia de respeto a los animales y al ecosistema.
  • Observación del medioambiente en vivo (observación de fauna y flora). Observar y oir ruidos de animales.
  • Valorar el silencio del bosque o zona verde y de la importancia de la ausencia de contaminación.

 

¿Cómo se hace una mesa de observación?, ¿qué necesitamos?

En el ambiente exterior:

Se le propone al niño una salida a la naturaleza para recolectar materiales y tesoros que el niño descubre en la naturaleza en cada estación.

Es necesario preparar un contenedor para esos “tesoros o conquistas naturales”, puede ser una cesta o una bolsita de tela diseñada para tal fin y acorde a las manos del niño, puesto que será él quién la lleve. En Montessori damos mucha importancia a la belleza y a la grandiosidad de los pequeños momentos, así que nos gusta cuidar los detalles y evitar las bolsas de plástico.

En otoño por ejemplo recogerá hojas secas y castañas, en invierno piñas, en primavera flores, en verano conchas de mar…

Cabe la posibilidad de traer algún insecto o animal metido en una cajita, con la condición de cuidarlo y devolverlo cuanto antes a su hábitat natural (mariquitas, caracoles, arañas…). Van bien cajitas como esta.

Si queremos observar pájaros podemos también llevar un llamador de pájaros cuyo sonido alucina a los pequeños y les encanta observar como después acuden los pájaros.


En casa o en el aula:

Una vez en el interior nos ponemos manos a la obra a diseñar lo que será nuestra mesa de observación que siempre estará presente en el ambiente y la podemos ir modificando según los cambios estacionales, salidas…Será un recurso vivo y dinámico.

Necesitaremos primordialmente una mesa y una silla o taburete para permitir que el niño pueda observar con comodidad y manipular.

En la mesa podemos incluir algunas herramientas para observar como por ejemplo:

    • Una lupa

    • Unas pinzas para manipular y entrenar la pinza digital

    • Cestitas, bandejas o cajitas para clasificar

  • Botellas o frascos de especias.
  • Hojas blancas y cola para hacer manualidades.

Nota: podemos utilizar materiales contenedores reciclados para favorecer el respeto a la naturaleza.

Como véis esta actividad es muy polivalente, ya que puede adaptarse a la edad del niño y a su sed de descubrir. De tal manera, los más pequeños pueden hacer ejercicio de clasificación y lenguaje de menos a más complejidad. Los mayores, pueden realizar dibujos de lo observado y escribir en un cuaderno de observación temas relacionados con la botánica y la zoología e iniciar sus primeros proyectos de investigación.

La mesa de observación nos da unas posibilidades grandiosas de que el niño conecte con su realidad más próxima y nutre su curiosidad y capacidad de concentración.

Os animo a probarlo. ¿Qué os parece? Si lo ponéis en marcha y nos seguís por redes sociales nos encantará que nos enseñéis las vuestras etiquetándonos.

Estos son los próximos talleres presenciales en Lleida.

 

Si te ha gustado el post no olvides suscribirte a la web en la barra inferior.

Ya sabes que puedes seguir nuestra andadura Montessori tanto en Instagram como Facebook como Mamilatte.

Recuerda que el taller Montessori online está en precio promo hasta el 1 de Noviembre, aprovecha!

Y desde AQUÍ puedes acceder a mis TALLERES presenciales en Lleida y Online desde dónde estés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *