Caja de color Montessori número 2. (Aprendiendo los colores secundarios)

17:11 Mami Latte 0 Comments




En Montessori el niño hace una aprendizaje gradual de los más sencillo a lo más complejo y lleva a cabo ese aprendizaje a través de sus sentidos de forma manipulativa. Esta manera de acompañar al niño en sus conquistas también es así en el aprendizaje de los colores como ya os explique en el acercamiento a los colores primarios con la caja de color número 1.

Una vez el niño tiene muy integrados y trabajados los tres colores primarios (rojo, amarillo y azul) se comienzan a trabajar los colores secundarios que nacen de mezclar los tres anteriores y en ese momento y observando los intereses del niño es cuando se le presenta la caja de color Montessori número dos.

Esta caja se encuentra enmarcada dentro de los materiales sensoriales, está fabricada en madera y es un material muy, muy bello en sí mismo. La nuestra es de la tienda online Montessori para todos.

Esta caja contiene 11 pares de tablillas de madera en cuyo centro aparece el color en cuestión:  rojo, azul, amarillo, naranja, verde, violeta, marrón, rosa, gris, blanco y negro.

Las tabillas tienen una pieza de madera a ambos lados para poder cogerlas por ahí y que el niño focalice la atención en el color, pudiendo maravillarse por cada uno de los colores y absorber todo el aprendizaje.

Una vez que se le ha sacado todo el jugo al material se pueden hacer variaciones y extensiones con otros materiales para fortificar el aprendizaje de los colores secundarios, próximamente os enseñaré más ideas DIY que hemos estado utilizando nosotros como complemento a esta caja.

Edad de presentación.

En Montessori no hay una edad cerrada para presentar un material, lo más adecuado es observar al niño y sus intereses.

Se suele trabajar hacia los 2,5-3 años del niño, pero la fase exploratoria en función del pequeño se podría comenzar antes.

En nuestro caso presentamos este material hacia los 22 meses de edad de mi hija È y con 35 meses aún lo utiliza, pero de una manera más refinada con toda la caja y con todos los nombres, como decíamos el aprendizaje va siendo muy gradual hasta conseguir la completa habilidad.

Presentación de la caja de color número dos.


A continuación os explico cómo utilizar este material a la manera Montessori.

Primera parte (emparejamiento).
Esta primera parte es exploratoria y permite al niño realizar tareas de discriminación de color, buscando las parejas.
En toda la secuencia se realizan movimientos lentos y con las pausas bien marcadas.
  1. Sobre una alfombra de color neutro se disponen todas las tablillas de color de manera desordenada a la derecha del tapete.
  2. Se coloca una tabilla en posición vertical en el margen superior izquierdo del tapete y se busca su pareja. Se van disponiendo todas hasta completar la caja.
  3. Al finalizar se vuelven a colocar de manera lenta todas las parejas dentro de la caja



Segunda parte (presentación en 3 tiempos).

Se escogen tres colores de la caja y se le presentan al niño unos al lado de otros (horizontalmente), ligeramente separados y se inicia lo que en Montessori llamamos lección en tres tiempos.
  1. Escucha el nombre. Este es el color “rojo”, este es el  color“verde”, este es el color “naranja”.
  2.  Reconocimiento. Pedimos al niño que nos señale, ¿cuál es el rojo?, cuál es el naranja?, ¿cuál es el verde?
  3. Produce el nombre. ¿qué color es este? El niño pronuncia el nombre de cada color, si se equivoca y dice que el naranja es el amarillo, por ejemplo, le enseñamos la tablilla amarilla y le decimos “este es el color amarillo”, y señalando la naranja le decimos “este es el color naranja”.

A veces la fase 3 se hace un día diferente que las dos primeras fases si observamos que el niño aún no está preparado para la producción verbal de los colores. O si se hace a la vez y vemos que no tiene la habilidad se puede volver a presentar, recordad que en Montessori no corregimos, podéis ver el porqué de las presentaciones Montessori y cómo se hacen las presentaciones Montessori en los dos artículos que os enlazo.


Una vez que el niño conoce bien los colores se realiza la misma lección con colores nuevos, y así hasta completar la caja y que el niño es capaz de reconocer el color y ponerle nombre por si mismo.
A partir de aquí, como os decía, se pueden usar otros materiales DIY para consolidar el aprendizaje. Pronto os los enseñaré.

Si no tenéis o no podéis adquirir la caja número 2, podéis hacer vuestra versión casera con parejas de cartulinas de colores o fieltros de colores preservando que todas las parejas sean del mismo tamaño. A nivel sensorial no es lo mismo que manipular las tablillas de madera, pero seguiremos trabajando sobre los mismos principios Montessori.

Nosotros en este caso probamos de hacerla casera y plastificarla pero los brillos confundían a nuestra hija en algunos colores como el negro, gris, lila y marrón así que al final decidimos comprar la de madera y os aseguro que es una pasada, no sé qué tienen los materiales sensoriales Montessori que su belleza atrapa hasta a los adultos. Totalmente recomendable si quieres invertir en educación Montessori.



Espero que os haya gustado el post y que os permita conocer esta preciosa caja y saber cómo utilizarla.

En breve volvemos con más ideas Montessori.

Recordad que están disponibles las plazas para mis talleres presenciales en Lleida y en León de Disciplina Positiva y Montessori y quedan muy poquitas plazas.




Puedes seguir nuestro día a día en la pedagogía Montessori en facebook e Instagram como @Mamilatte.

Si quieres ser el primero en recibir los artículos que publicamos y no perderte nada apuntate a nuestra newsletter.
¿Conocíais la caja de color número dos?

¿Qué os ha parecido la manera Montessori de introducir la teoría del color?

0 comentarios: