Son muchas las consultas que me
están llegando de padres y madres muy preocupados por el tema de la guardería y
mucho me estáis pidiendo que os cuente mi experiencia.
Bien, este post no estaba
previsto ya que la elección de escolarizar o no a los bebés antes de los 3 años piendo que es tremendamente personal. No obstante, os lo voy a explicar por si puede servir de ayuda
en la decisión para otras familias o simplemente para daros a conocer
diversidad de realidades educativas que tienen lugar en nuestro entorno.
A principio de curso, publiqué
tres artículos que levantaron ampollas y han sido los más consultados en los
últimos tiempos de mi web “La guardería a debate”, “La guardería a debate: vídeos” y “Alternativas a laguardería”.
Así pues, os vamos a explicar
nuestra decisión pero para ello necesito explicaros nuestra realidad personal
para poneros en situación, porque seguro que es algo distinta a la vuestra, o
quizás no…
En mi caso llevaba trabajando
desde los 18 años y cuando finalicé mis carreras (enfermería y psicología),
siempre me había dedicado a la atención y orientación de personas y consultoría
en temas de formación y pedagogía. Tras varios años trabajando en una empresa
muy grande la empresa se planteó
un Expediente de Regulación de Ocupación, ya qy coincidió con un momento personal en
el que yo necesitaba un kit kat, así que dejé mi trabajo para tomarme un poco
de vida slow y continuar un proyecto formativo personal.
No habían pasado 4 meses de mi
momento slow y me llamaron de otra entidad para llevar un proyecto formativo
con adolescentes con una duración concreta. Tras está experiencia profesional volvía mi retiro slow,
con una nueva mirada hacia la educación gracias a mis alumnos. Así que mientras
reflexionada y daba forma a algunas ideas,  empezamos el proyecto personal de ser padres y me quedé embarazada.
A los dos meses de nacer Èlia, y sin aún haber disfrutado toda mi baja maternal
me metí en la aventura de trabajar como autónoma con una bebé en el portabebé y
horas y horas de trasnochamiento.
Dos meses después de que yo
iniciara la nueva andadura, mi chico también se quedó sin trabajo. Imaginaos la
papeleta…

Yo seguí mi proyecto emprendedor  con mi línea formativa para padres,  con mis talleres onlineformando a las familias en pedagogía Montessori aplicada al juego y a la crianza y en temas de
alimentación que es en todo lo que me estoy volcando ahora.
Mi marido encontró un nuevo
empleo, pero este hace que esté fuera de casa 13-14 horas en el mejor de
los casos, si no está viajando toda la semana.
He de mencionar también que mi
familia vive a 700km de dónde vivimos, sin apoyo logístico ni familiar, por lo que no ocupamos los dos al 100% de nuestra hija.
Con este panorama en el que uno
de nosotros está fuera la mitad del día y otro en pleno inicio de proyecto emprendedor
a tiempo parcial nuestra decisión fue clara y unánime.
Sabemos que los 3 primeros años
de un niño son fundamentales en su desarrollo. Son muchos los cambios y las
fases que se producen en él: alimentación, motricidad, lenguaje, control de esfínteres
y no queremos perdernos ningún instante para poder conocer bien a nuestra hija
y poder responder a sus necesidades y que ella nos conozca a nosotros.
Sí, somos lo que hoy día se
conoce como “homeschoolers”
este palabro inglés que parece que suena hasta “trendy”,
pero que vamos, no deja de ser lo que toda la vida venía siendo que te educasen
en casa, que era lo más normal del mundo.
Llevamos dos años ejerciendo el
homeschooling y nos vamos con ganas a por el tercero.
Creo que hay una idea bastante sesgada del homeschooling y es que también existen familias, como la nuestra, en las que los dos padres trabajan y también la llevan a cabo.
Mucha gente de mi alrededor a
veces me dice, “claro como tú tienes nada mejor que hacer pues la puedes cuidar
tú”, “yo es que tengo mucho trabajo”, “yo es que necesito dinero”…
Deciros que está decisión y
cualquier otra ,no está exenta de una parte en la que tenemos que hacer
verdaderos encajes de bolillos para conciliar vida familiar y profesional. Yo
trabajo cuando mi hija duerme, lo que me lleva a reducir bastante mis horas de
sueño y trabajar los fines de semana mientras mi chico se puede quedar con
ella.
Mi chico trabaja mucho y llega
reventado, pero toma con alegría el relevo en la última hora de la tarde y los
fines de semana.
No es fácil, porque hay días  momentos que las fuerzas te flaquean y se
agradece que haya buena gente que te traiga la merienda cuando vienen de visita
o que se ofrezca para cuidar a tu hija y que tú puedas ducharte en 5
milisegundos (cada 48 horas como mínimo) o ir un rato la peluquería cada 9
meses (o tomarte un respiro de un segundo), jajajaja.
El ir despeinados y usar ropa que
no necesite planchado es nuestro estatus natural.
Con esta opción también “renunciamos”
a caprichos o dicho de otro modo que me gusta más, optamos por una economía
familiar más consciente, medida y sostenible con el mundo.
Compramos la comida fresca en los
mercados por ofertas y productos de temporada y  en tiendas de barrio más económicas.
Utilizamos elaboraciones culinarias con cocciones bajas o fórmulas y recetas simplificadas.
Utilizamos pañales de tela
reutilizables y hemos optado por una alimentación infantil libre de productos
formulados para bebés.  
La ropa de mi hija la adquirimos
en la temporada anterior rebajada o de outlet, o la confeccionamos nosotros
mismos. Nosotros nos lo pensamos 3 veces antes de meter una prenda nueva en
nuestro armario. Normalmente no vamos de “shopping” preferimos emplear ese
tiempo extra en el parque o haciendo una actividad con nuestra hija, así que o
vamos con ideas muy claras de lo que queremos, y el ahorro en dinero, tiempo y
espacio en nuestro armario es considerable. Muchas veces elegimos el shopping
que viene directamente a casa con la compra online, una compra que muchas veces
haces a las 2 de la madrugada cuando todo el mundo duerme.
Somos muy efectivos a la hora de
utilizar nuestro tiempo, así que en los planes individuales tenemos que ser muy
objetivos y selectivos sobre lo que aceptamos o no, ya que va en detrimento de nuestro
tiempo familiar, que para nosotros es oro puro.
Nuestros planes son en familia,
no existen los planes de novios, pero es que los familiares son también muy
divertidos!
Utilizamos el autobús en vez de
tener coche, siempre intentando ahorrar lo máximo y llevar una economía más
sostenible. Creedme, se puede!!!, no es ninguna frikada!!!
Por otra parte, me encuentro con
comentarios del otro lado: “te estás hipotecando la vida”, “vaya matada”, “qué
responsabilidad”, “en las guarderías las educan los profesores y allí están muy
contentos y aprenden a socializar”, “¿no tiene profesor?”.
De este lado decir que es una
decisión basada en nuestra situación personal y que ha estado muy, muy
meditada
. El placer de poder dedicarnos a nuestra hija es el mejor trabajo que
hayamos tenido nunca, y pese al esfuerzo que supone que como os comentaba no lo
puedo negar, es un esfuerzo que se hace con pasión.
Con la alegría de poder formar
parte activa de su educación y observar constantemente el transcurso de ella,

eso no se paga con nada ni se podríamos observarlo tan intensamente delegando
parte de la educación en terceros.
Esta es nuestra historia, nuestra
experiencia y nuestra decisión. Una decisión que viene motivada por una
situación personal muy concreta y que ni quiere ni pretende ser el modelo para
nadie.
Es muy probable, que si nuestra situación personal-profesional fuera
otra, nuestras decisiones no serían estas, sino otras.
Por eso, cada familia debe optar
por primero de todo preguntarse qué desea en la educación de sus hijos y a
partir de ahí valorar las fórmulas que puede utilizar para conciliar y llegar a
ello.

Gracias a todos los que estáis detrás
de la pantalla en cada post, este va dedicado especialmente a todas esas
familias que me lo habéis pedido y también aquellas que estáis dudosas por lo
que vais a hacer.
Escucha lo que quieres para tu
hijo y haz lo posible para llevarlo a cabo
, esa es la única clave, lo que hagas hazlo desde tu convencimiento y lo que como padre/madre te hace sentir seguro y
tranquilo.
Y tú; ¿qué decisión has tomado?
¿qué te ha llevado a ello?
Me cuentas tu historia, me
gustará leerla.

18 respuestas a “¿Guardería sí o no? Nuestra historia”

  • Totalmente de acuerdo con tus palabras.Mi niño va a la guardería hasta las tres de la tarde,y estando en P1 ya hace fichas y actividades dirigidas.Totalmente diferente al colegio al que irá,en el que por las tardes jugará en libertad en el/los ambientes que él elija y por las mañanas tendrá actividades un poco más dirigidas pero con todo tipo de materiales.Deseando que pase P2 rápido para poder empezar el cole en el curso 2017-18.
    Muy decepcionada con la mayoría de guarderías.No todas serán iguales,pero a veces has de adaptarte a lo que tienes cerca y no queda más remedio que compensar en casa.
    Un saludo.

    • Gracias Carmen por tu comentarios. Ciertamente aunque siguen siendo aún muchos, pero no todos los centros infantiles hoy día trabajan a base de fichas.
      En el post intento poner sobre la mesa una reflexión individual a través de nuestra experiencia. Un saludo

  • Hola mamilatte, hay que diferenciar entre escuela infantil y guarderia. Yo soy maestra de infantil y os aseguro que de fichas no hacemos en mi escuela infantil. Utilizamos metodos como el de montessori o aucoutorier.

    • Gracias por tu aportación. En el post no hay ninguna mención al contenido de las actividades de los centros educativos para niños de 0 a 3 años, sino a la decisión de nuestra familia en cuanto a el nivel de resposabilidad en la educación de nuestra hija. Un saludo.

  • Mi hijo va a una de l'Escola Bressol municipal de Lleida y estoy super contenta: nada de fichas, nada de cosas raras… experimentación, fomento de la autonomía y respecto por el ritmo de aprendizaje de cada nin@. Estamos super contentos con sus maestras y compañeros de clase.
    El término guardería…

    • Gracias Laura por tu aportación. El artículo no habla en ningún punto de las fichas ni de los estilos educativos. Guardería igual a institucionalización sea en la forma que sea.

  • Cuando se toma la decisión de que nuestros hijos deban ir o no a la escuela infantil, padre y madre, deben reflexionar y tomar una decisión. Esta decisión és personal y depende de cada família. No debemos enjuiciar a nadie ni opinar por ellos. Los padres toman las decisiones pensando en el desarrollo socioafectivo, psicomotriz y cognitivo.

    • Muy de acuerdo Alicia, es algo muy, muy personal. En este artículo sólo pretendo contar mi experiencia para quién me la pidió y para padres que se sienten dudosos sobre el hecho de no escolarizar tan temprano y no saben cómo lo podrían hacer.

  • Clara, ante tus palabras sólo te puedo decir ole, ole y ole.

    Yo también cuidado de mi hija (pronto 2). En mi caso, terminaba mi contrato y, como sabía que no había más fondos y no renovaría, decidimos que era el momento ideal para el parón y familia.

    Yo, por formación, no tengo mucha posibilidad de trabajar por cuenta ajena. Algunos de proyectos pero no acabo de hacer ninguno.

    Vivo en un sitio donde, el día a día, no es cómodo (super más cercano a 1.5 km, columpios a 2 km, clima que ayuda poco…). Espero cambiar esto antes de julio.

    Como tú no tengo ayuda familiar más que en momentos concretos (benditos momentos!). Hay días que estoy que no sé qué hacer con mi hija pero… ¡no cambio mi tiempo con ella por nada!

    En mi caso, la guardería no es una opción…Sólo cuesta el módico precio de 1000 € al mes. Un poco harta de "a esta niña le vendría bien ir a la guardería unas horas y estar con otros niños ". También tenemos la versión de "te vendría bien que fuera a una guardería unas horas ". Este segundo comentario suele venir de madres que "no aguantan " más de 2 días con su hijo en casa.

    Lo cierto es que, hay lo que hay, y me adapto lo mejor que puedo. Decirte que me pareces un gran ejemplo y que, en algunos aspectos, me gustaría parecerme más a ti.

    • No, no volvemos a España. Nos hemos comprado una casa a unos 30km de donde vivimos ahora. En un sitio pequeño (20000 habitantes), completo y manejable. Además tendremos jardín para que los niños jueguen y donde tener nuestra huerta.

  • Excelente post, muy interesante. Yo hasta el momento me he dedicado al 100% a mi hijo y ya tiene el año. Despues del verano seguramente lo llevaremos a la guarderia porque posiblemente vuelva a trabajar. Cada situación familiar es un mundo. Mi marido tambien hace mas horas que un ventilador pero cuando llega le encanta dedicar el ultimo momento del dia a estar con el peque. Sobre la marcha iremos viendo, de momento dejaremos pasar el verano. Sin duda vuestra manera de hacer me encanta. Un saludo.

    • Gracias por tus palabras Angels!!!
      Qué bien que hayáis podido hacer homeschooling el primer año, todo deja una huella muy importante.
      Como bien dices cada situación familiar es distinta y no sólo distinta sino cambiante y hay que ir adaptandose a cada necesidad concreta y cada momento concreto. Ahora disfrutar del verano y después ya se verá 😉

  • Excelente post, muy interesante. Yo hasta el momento me he dedicado al 100% a mi hijo y ya tiene el año. Despues del verano seguramente lo llevaremos a la guarderia porque posiblemente vuelva a trabajar. Cada situación familiar es un mundo. Mi marido tambien hace mas horas que un ventilador pero cuando llega le encanta dedicar el ultimo momento del dia a estar con el peque. Sobre la marcha iremos viendo, de momento dejaremos pasar el verano. Sin duda vuestra manera de hacer me encanta. Un saludo.

  • Está claro, poderse se puede.
    Nosotros en casa optamos por no hacer uso de la guardería y cuidar al pequeñO en casa. Yo trabajaba de sanitaria cubriendo una baja y a mitad del embarazo acabó mi contrato, así que al nacer el pequeñO ya estaba en la casa grande. Estuvimos mirando las opciones y bueno, la que mejor nos pareció fue la de que yo me encargase del peque. Gracias a esta elección, mi hermana pudo reincorporarse al trabajo y yo me quedé a cargo de mi sobrino.
    Este septiembre el niño empieza el colegio y hasta pasados unos meses no me planteo la búsqueda de trabajo, por posibles problemas de adaptación o lo que venga.

  • Buenas noches, soy mamá de mellizas de un añito de vida . He escogido ser madre a una edad madura por varias razones y una fue la de poder ocuparme exclusivamente a ellas. Me despidieron de mi trabajo y me hicieron aún más feliz, vivimos humildemente en una casa pequeña alejada de la gran ciudad , no tenemos parques ni centros comerciales pero os he de decir que tengo las niñas más felices del mundo. Están creciendo y aprendiendo los valores que a mi me inculcaron , ya caminan y saben recoger a su manera sus juguetes y ropa. Cada caso es un mundo , todos respetables pero yo no me quiero perder ningún momento de mis niñas. Ah , y me ocupo sola de ellas, mi marido viene los fines de semana . También comentaros que en casa somos Montessori y bla mesa de luz es nuestra preferida. Un abrazo a todos y excelente articulo

    • Gracias por tu experiencia Golondrina.
      Me quito el sombrero por el gran valor de cuidar a dos con casi en solitario.
      TOdo lo que les podamos dar ahora está dejando una tremenda huella para el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *