La pedagogía Montessori da mucha
importancia a la belleza
. Procurar un entorno bello y estético en los más
pequeños ayuda al orden, a la concentración y a poder construir un mapa mental estructurado
y ordenado.
Todo ello, repercutirá en que el
niño pueda realizar sus aprendizajes de una manera más fácil y de calidad.
El arte siempre tiene cabida en
un aula Montessori como una estrategia de comunicación de la belleza, de
favorecer en el niño una mirada atenta y un aprendizaje hacia la observación de
lo bello y así poder integrarlo en su formación hacia el hombre del mañana.
Los principios de Montessori
ponen al niño como punto de referencia en la educación y es a través de
observarlo que podemos atender sus necesidades y adaptar nuestras propuestas a
sus intereses, motivaciones y a su momento de desarrollo.
Si unimos todos estos factores
podemos proponer a nuestros pequeños un rincón con 3 o 4 láminas que iremos
rotando para que puedan apreciar la belleza.
En nuestro caso, esas propuestas
las vamos realizando en función de los intereses que vamos observando en Èlia y
vamos rotando casi cada 15 días, exprimiendo al máximo las posibilidades del
contenido de las láminas y trabajando cosas adicionales al arte.
Si nos movemos en la franja 0-3
años yo prefiero trabajar con imágenes de objetos o seres reales ya que ayudan
muchísimo más al niño a relacionar con la realidad y construir los primeros
anclajes entre la realidad y la abstracción.
Es cierto que algunas obras de
arte abstracto nos permitirían trabajar trazos o colores desde un instinto más
inconsciente, pero en general yo recomiendo trabajar con esa realidad de la que
habla Maria Montessori para esta etapa porque, tal y como os comentaré a
continuación, el niño puede sacar mucho más partido, además del sentido
estético y conectarse con su entorno.
Desde los 15 meses mi hija está muy
interesada en los animales y coincide con un momento importante de explosión
del lenguaje.
Así que las propuestas que os voy a enseñar hoy corresponden a
estos meses. 
Recalcar que previamente a la presentación de todos los casos propuestos,
la pequeña Èlia  pronunciaba de manera
autónoma el nombre del animal en cuestión
y lo repetía a menudo, y es ahí donde
detectamos los intereses.
La elección de estos animales siempre ha estado motivada por algo, siempre había un contacto previo. 
En el caso de los gatos Elia recordaba el gato del abuelo que tuvimos este verano en nuestras vacaciones en el pueblo y lo mencionaba a menudo.
En referencia a los perros siempre se fija en los que pasan por la calle, le llaman muchísimo la atención por estatura más accesible a ella y por su movimiento.
En cuanto a los pandas, su interés proviene la reproducción de un panda de la marca Schleich que nos regaló su tía-abuela y en el que ella siempre se ha interesado por el contraste de color y luego por su morfología.
Las mariquitas tienen su origen de un interés hacia una canción popular infantil.
Hasta ahora hemos rotado imágenes
de perros, gatos, pandas y mariquitas con diferentes actitudes y posiciones
corporales.


Os enseño en fotos las últimas
que hemos trabajado para que tengáis ideas para vuestras propuestas de rincones
bellos para vuestros hijos.
Las láminas las seleccionamos con
pocos elementos distractores, es decir, que los animales fueran los
protagonistas y en cuyos fondos apareciera vegetación.
El número de colores y
objetos era bastante limitado (3-4 máximo) para favorecer una gran
concentración en la tarea.
Conseguimos estas imágenes a
través de Google imágenes libres y las imprimimos, de momento no estamos
utilizando marcos ni ningún otro elemento de soporte, ya que nos ha parecido
más pura una presentación directamente en lámina
y pegada a la pared con washi
tape neutro. Cuando las retiramos, las guardamos, ya que tenemos previstos
nuevos usos para más adelante, que ya os iremos contando.
En el caso de los pandas elegimos
láminas con pandas en diferentes actitudes. Solos, madre y bebe panda, con más
pandas, comiendo, y durmiendo.
También colocamos su peluche
panda, la reproducción del panda y la marioneta de dedo panda.
En el caso de las mariquitas seleccionamos
mariquitas grandes, pequeñas y abriendo las alas y trepando por una hoja
empapada de gotas de agua del rocío. Y preparamos en foam una reproducción de
una mariquita pintada.
Durante más de 15 días no sólo
pudimos dejar que libremente refinase su observación sobre las láminas, sino
que nos permitió trabajar vocabulario
(panda grande y pequeño, madre-bebe,
panda y amigos, partes del cuerpo, acciones (comer, dormir, correr, volar),
naturaleza (hojas, cielo, agua, gotas…). Colores (blanco, negro, rojo, negro,
verde), sensaciones (pelo suave, aire en la cara…).
Desde el nacimiento hasta los 6
años de edad del niño, Maria Montessori, nos habla del periodo sensitivo del
lenguaje.
En dicha fase el niño se va a empapar del lenguaje de una manera
fácil y sin esfuerzo, por lo que es un momento ideal para poder ofrecer a los
niños oportunidades que les permitan disfrutar de un gran abanico de palabras que
le den un buen fondo de riqueza lingüística que favorecerá sus aprendizajes
futuros. Así mismo, garantizará unas buenas interacciones interpersonales a
través de la comunicación verbal.
Os propongo conectar este rincón
bello con actividades encaradas a lenguaje y realidad.
Para rizar el rizo una vez
trabajada a fondo la temática de las láminas el siguiente paso sería que el
niño tuviera contacto nuevamente con el interés inicial para acabar de cohesionar
todos los aprendizajes.
Es decir partimos de un foco
donde el pequeño ha tenido un primer contacto con el animal o interés, lo
exploramos y volvemos de nuevo a tocar esa realidad trabajada. Mi hija tuvo
posibilidad de pasar un buen rato con la perrita de su prima, tocarla, correr
detrás de ella, con el gato igual. En el caso del panda pudimos visionar un
vídeo muy corto de un documental sobre pandas y queda pendiente una visita al
zoo. Las mariquitas hemos podido salir a la naturaleza y tener una en la mano.
Llevamos con este tipo de
actividad 4 meses, desde los 15 y la está gustando mucho y observamos un gran
repertorio en su lenguaje así que también es un indicador de que le permite el
aprendizaje del lenguaje de una manera mucho más fluida.
Os iré informando de la evolución
de la actividad y de las nuevas propuestas si estáis interesados.
Ya están disponibles las fechas para la segunda edición de talleres Montessori en el entorno familiar que impartiré en Lleida en el segundo trimestre, ya que las plazas para este trimestre están completas. Si estáis interesados reservad lo antes posible en montessori@mamilatte.com
No dejéis de seguirnos por
Instagram o Facebook  como Mamilatte para no perderos ningún detalle.
¿Qué os parecen estas actividades?

¿Queréis compartir alguna actividad que vaya en la misma línea?

3 respuestas a “Belleza, realidad y lenguaje. Montessori”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *