Las muñecas rusas o matrioskas son un material estupendo que se puede utilizar en la pedagogía Montessori en niños entre 1 y 3 años, extensible a más adelante.
Como ya os he contado, tuve una primera infancia bastante Montessori en mi familia y pese a no ir a una escuela Montessori puede trabajar con materiales como este que os enseño hoy. Recuerdo perfectamente la admiración que sentía cuando iba a casa de mi tía Chelo y veía las muñecas rusas en un recibidor, el día que nos las mostró para jugar con ellas fue para mí un día de placer total, de querer jugar y jugar con ellas hasta la extenuación.

Para los que no las conozcáis se trata de unas muñecas con el traje típico ruso en la que una muñeca grande alberga a la mediana, la mediana a la pequeña y así sucesivamente. Hoy en día existen versiones modernas de esta producto representados con animales o otros diseños más innovadores.
Las muñecas que véis en la foto me las traje de un viaje a Rusia, me recordaban mucho a mi infancia y las he tenido durante mucho tiempo decorando mi casa, hasta el pasado verano, que tal como pudisteis ver en mi Instagram, Èlia empezo a utilizarlas para sus actividades..

A los más pequeños les encanta guardar cosas y verlas nuevamente aparecer, así pueden trabajar la permanencia del objeto, de la que ya os hablé anteriormente en el blog.

En un primer momento disfrutan simplemente con abrir y cerrar cada muñeca, con lo que trabajan la motricidad fina y la coordinación, pudiendo llevar a acabo un proceso complejo para realizar un encaje perfecto entre la parte superior e inferior de la muñeca.
Para los más mayores, sobre todo pasados los 18 meses, son interesantes porque a través de ellas estaríamos trabajando ya conceptos matemáticos como: la observación, la discrimunación visual, la comparación (pequeño, mediano, grande), la clasificación, la selección, el razonamiento espacial.


Al mismo tiempo permiten el ampliar la riqueza de lenguaje con los conceptos: grande, mediano, pequeño, superlativos (la más grande) y comparativos (más grande que…)

Entre todas esas posibilidades, incluso para los más mayores es sorprendente ver y manipular una muñeca dentro de otra, y de otra, y de otra…

Al mismo tiempo estas muñequitas nos aportan belleza para los sentidos tanto visual como tactil, ya que al estar talladas en madera son muy agradables de tocar.

Y estas muñequitas tan versátiles nos van a dar también mucha utilidad más allá de los tres años,  las podemos utilizar en las etapas siguientes de educación cósmica para trabajar la cultura y la historia, así como para explicar la biología del desarrollo-embarazo. Y pasados los tres años nos permitirán también trabajar nuevos retos con las matemáticas, en forma de seriaciones y conteos.
A continuación os dejo una preciosa leyenda para contar a partir de los dos años y medio aproximadamente. La leyenda trabaja sobre conceptos reales, y en ella hay una descripción muy rica y la repetición de frases que a los pequeños le encantan y favorece también el desarrollo y la riqueza del lenguaje.

A continuación he creado para vosotros una selección de matrioskas, pinchando sobre cada imagen podréis comprar el pack que más te guste, y empezar a utilizarlas.

Y antes de despedirme, os anuncio que ya tenemos ganadora del sorteo del Taller on-line de alimentación complementaria BLW, que empieza el 2 de febrero. El listado de participantes, descontando los mensajes repetidos y los que estaban fuera de plazo, es el siguiente:

1 – Belen Cuenca-Romero
2 – Lau Nefertiti
3 – Laura Fuentes Pérez
4 – tam
5 – Hector y Esther
6 – Eli GS
7 – Eva alro
8 – Oscar Rodgrigo
9 – Irene Rodríguez
10 – Karla Kebec
11 – Anna Puig
12 – Oliver Stepney Vico
13 – Perrine Langlois
14 – Laura Córdoba
15 – Belen Chu
16 – Anna Teixidó Cairol
17 – Núria Echeverria
18 – Chelo Orti
19 – Natalia
20 – Rosa
21 – Maria_gol23
22 – Amanda Sánchez
23 – Gemma Codina
24 – Esterbarbera

Y la ganadora es… ¡Maria_gol23!

Felicidades a la ganadora, y gracias a los demás por participar.

¿Conocías las matrioskas y su aplicación a la pedagogía Montessori?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *