Según la filosofía Montessori el niño se encuentra en un periodo sensible para el lenguaje de los 0 a 6 años, no obstante será después de los 12 meses dónde el niño comienza a producir e imitar fonemas que le llevaran a expresar sus primeras palabras con significado consciente y que poco a poco darán lugar a una mayor complejidad del lenguaje para poder, en un futuro no muy lejano, construir frases más complejas y mensajes para comunicarse con otras personas.
A partir de aproximadamente los 18 meses, el niño podrá asociar un objeto a una imagen. Este ejercicio le permite pasar de lo concreto a lo abstracto y le ayuda a darse cuenta que el objeto que puede tocar con sus manos es el mismo que aparece en una imagen impresa en una tarjeta.

 

Al principio es recomendable exponer a los pequeños a imágenes reales del objeto y lo más fidedignas posibles al mismo, ya que esto ayuda mucho al niño a situarse y observar la similitud y conseguir esa capacidad de abstracción.

Por eso, hoy os propongo una actividad que podéis realizar en casa de una manera muy sencilla y que les encanta. Se trata de unas tarjetas de frutas y verduras, unos objetos con los que el niño ya tiene cierta familiaridad en el momento de las comidas, sobre todo si ha podido practicar alimentación complementaria autorregulada. El niño ya ha podido conocer durante algunos meses sus formas, sus colores sus texturas y sus padres y cuidadores los han nombrado, por lo que es muy posible que los reconozca bien, y ahora con esas bases vamos a permitirle que pueda aprovechar todo su potencial.

Así, ahora vamos a dar el siguiente paso, que es que él pueda asociar esos objetos reales con objetos iguales que aparecen en una imagen ( impresos en una tarjeta).

Podemos hacer tantas tarjetas como queramos, imprimirlas y plastificarlas para que no se estropeen. Estas tarjetas no sólo nos servirán al principio para realizar asociación objeto-imagen, son muy versátiles en el inicio también de la leptoescritura más adelante. Veréis la evolución a través del blog.

Las actividades Montessori nuevas para el niño exigen de un pequeño ritual o presentación para que el pequeño comprenda el objetivo de la actividad.
En este caso es mejor comenzar con pocas tarjetas, 3 por ejemplo, y a medida que el niño pueda realizar el ejercicio ir aumentando la complejidad.
Para presentar la antividad nos sentamos al lado del niño y presentamos delante las tarjetas con las que hayamos decidido iniciar la actividad.
En un bol o cesta colocaremos las frutas o verduras reales.

 

Con un lenguaje calmado y movimientos suaves pero firmes cogemos una de las frutas y la nombramos (no es necesario hablar mucho en las presentaciones Montessori, las órdenes son claras y muy visuales), posteriormente la colocamos al lado de la tarjeta relacionada.

A continuación, procedemos igual con el resto de las tarjetas, a menos que el niño manifieste hacerlo por sí mismo, en ese caso se lo permitimos, pudiendo nombrar la fruta o verdura cuando la coja.

En caso que sea el adulto el que finaliza la presentación (que es lo habitual en una actividad Montessori), el adulto nuevamente, con movimientos suaves, coge cada fruta real, la nombra y la devuelve al cestillo. Es ahora cuando se da paso al niño y se le invita a que sea él el que inicie la actividad.

En este trabajo de juego no es necesario que el niño sepa hablar, pero sí de debe ser capaz de concentrarse y observar mientras se le muestra cómo se desarrolla la actividad. También es necesario observar que el niño muestra interés por el lenguaje.

Más adelante, cuando el niño ya tenga dominada la actividad, podemos aumentar la complejidad, con mayor número de frutas y verduras o con otras actividades parecidas que pronto veréis en el blog y que enseguida os cuento.

Como regalo a todos los que nos seguís os dejo un imprimible para hacer vuestras tarjetas de frutas y verduras de iniciación. Si las queréis utilizar simplemente debéis imprimirlas y plastificarlas. Sólo tenéis que pinchar en la imagen siguiente:

 

A los niños que comienzan a mostrar interés por el lenguaje les encanta esta actividad. Probadlo y me contáis!!!

Os anuncio también, que después de más de un año y medio formándome en pedagogía Montessori a través de diferentes cursos, talleres, seminarios y de aplicarlo con mi hija, me he decidido a acercar esta pedagogía a más familias de una manera más práctica.

Por ello, voy a impartir un ciclo de talleres presenciales en la localidad dónde vivo, Lleida, para que todas aquellas familias interesadas en llevar esta forma de vida a sus hogares. Desmitificaré la idea de que esta pedagogía es elitista, ya que propondré muchísimas actividades interesantes con materiales cotidianos y fáciles de realizar y también veremos algunos materiales Montessori reales, los podremos tocar físicamente y conocer los objetivos y las presentaciones. Y en cada taller cada participante se llevará a casa un pequeño obsequio de un material explicado en el taller y adecuado a la franja de edad para realizar la actividad en casa.

Me ha llevado un tiempo poder preparar los contenidos, ya que la mayoría de él estará ilustrado con fotos propias de la experiencia con mi hija y de materiales reales que podrán verse en los talleres.

Son muchas las familias que me pedían algo así y creo que puede ser un bonito regalo de Navidad (disponibles bonos regalo), en lugar de juguetes comerciales pide a los reyes este taller en el que vas a poder guardar para siempre pautas para entender el desarrollo de tu hijo y ofrecer propuestas de juego adaptadas y personalizadas.

Los talleres serán los siguientes:

Si estáis interesado reservad con rapidez a hola.mamilatte@gmail.com, ya que las plazas son muy, muy limitadas.

¿Qué os ha parecido la actividad de las tarjetas?
Si la ponéis en práctica, me encantaría que me contéis cómo os va.

9 respuestas a “Tarjetas y objetos (actividad Montessori) y talleres presenciales Montessori en Lleida”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *