Hace unos días pregunte en redes sociales si los que me seguíais estabas a favor o en contra de las guarderías. Un tema bastante candente y al cuál dedicaré el post de hoy desde un punto de vista profesional, en base a la evidencia científica y al rigor.

Antes de nada, decir que me considero una madre consciente, y ello implica ser también consciente de otras las realidades que existen mi alrededor y que son diferentes a la mía. Soy muy consciente de que cada familia tiene su propia idiosincrasia. Por este motivo, respeto totalmente las decisiones que toma una familia respecto a cómo decide educar a sus hijos (siempre y cuando no ponga en peligro su vida, evidentemente).
Deseo que leáis el post de hoy desde un punto de vista reflexivo, con una mente abierta y una escucha paciente, y respetuosa. No te sientas incomodado/a sea cuál sea tu opinión en referencia al tema que trataremos.
Aunque físicamente me conservo bastante bien y me suelen quitar años de edad, puede decirse que comienzo a ser “perro viejo” en el sector de la psicología. Desde antes de entrar en la facultad me apasionaban los temas sociales y como determinados fenómenos pequeños influían en el resto de la sociedad. En mi ámbito profesional, he tenido la gran suerte de mantenerme en este ámbito y poder trabajar con personas, grupos y colectivos que me han aportado un cierto bagaje.
Psicología del desarrollo
La psicología del desarrollo es una rama de mi profesión que se ocupa de investigar cómo sucede el desarrollo del ser humano en los primeros años de vida y cómo este se ve influido por los estímulos externos. Cada día sabemos más sobre ello y a me apasiona cómo todo sucede, para ayudarnos a entender los comportamientos de nuestros bebés y poder acompañarlos.
A día de hoy, existen numerosas investigaciones que apuntan que los 2 primeros  años de vida del bebé son los de mayor plasticidad cerebral, esto quiere decir que el cerebro de nuestro bebé es absolutamente modelable y absorbente como una esponja. En este tiempo, va a captar estímulos externos que van a dejar una huella que influirá en su futuro desarrollo, tanto a nivel cognitivo (conocimiento-aprendizaje), emocional y físico.

Como os decía, hace muchos años que me interesa este tema, pero ahora que soy mamá y he tenido que tomar decisiones en mi familia al respecto, aún más.
Buscando información para llegar al fondo sobre el asunto calló en mis manos una publicación que hablaba largo y tendido sobre el tema escrito por la psiquiatra Eulalia Torras. Eulalia lidera la Fundación con su nombre desde hace más de 40 años y es una gran experta y conocedora del desarrollo emocional de niños y adolescentes.
En su libro “Criar saludablemente a un bebé. La mejor guardería, tu casa”, hace una compilación de diferentes y conocidas teorías del desarrollo e investigaciones actuales, que yo intentaré resumir, con el objetivo de que podías entender mejor a vuestros hijos y podáis tomar las decisiones que mejor os convengan para vuestras familias.
Eulalia Torras, en su libro de cómo cuidar saludablemente a un bebé apunta sobre la potente teoría del apego de Bowlby. Esta teoría hace hincapié de la importancia que tiene un apego seguro en un correcto desarrollo social y emocional del bebé, configurando los esquemas que le conducirán a la completa formación de su autoestima y seguridad como adulto.
El apego para los que es la primera vez que leéis investigaciones sobre el tema es la fuerte interacción que existe entre madre-bebé que comienza ya en el momento del embarazo y continua de manera muy fuerte durante los primeros meses de vida. La madre instintivamente  tiene incorporada de serie una sensibilidad y receptividad total y absoluta para poder responder a las necesidades de su bebé y comunicarse con él, de una manera casi totalmente mágica. Digamos, que si no hay interferencias externas y la madre escucha emocionalmente a sus bebé, están bailando al unísono y están totalmente conectados, cuando eso pasa en la crianza todo fluye. En nuestra sociedad actual, eso no siempre es así, ya que existen un montón de interferencias externas que alteran el vínculo de la mamá con su bebé.
Ese vínculo madre bebé se va continuando cuando el bebé empieza a tomar autonomía y poco a poco el padre va entrando también en esa triada, aunque no con un vínculo tan potente.
Fancy, otro investigador apunta que ofrecer a los bebés apoyo les dota de seguridad para explorar y acercarse a lo nuevo ( tener curiosidad).

Una exploración sin miedo permite conocer el mundo de manera abierta y con mucha más capacidad de aprendizaje.
Las experiencias vividas son esenciales y estas tienen que ver con el tiempo compartido con los padres, que son el principal referente del niño para sentirse seguro, querido y acompañado. Esto, no sinónimo de sobreproteger sino de fomentar su atonomia a través de unas bases emocionales sólidas y estables que serán el pasaporte hacia la independencia.
¿Qué ocurre cuándo madre y bebé se separan?


Foto Vía

La madre durante la separación sufre una ambivalencia. Realmente, hay mamás que los pasan muy mal y para superar la pérdida emocional a veces recurren a sentimientos de desapego o negación.

Para el bebé, hasta poco antes del primer año no existe de manera completa el sentido de permanencia del objeto. Cuando la madre no está, es que no existe. Al no haber lenguaje el niño no comprende lo que le pasa y no puede expresarse. La separación de la madre hace que el niño pierda sus puntos de referencia adquiridos.

Madre e hijo son sólo uno, si eso es así el niño es capaz de afrontar las dificultades, por eso si el bebé no tiene unos buenos cimientos de apego seguro cuando su madre se separa aparece el estrés y pueden aparecer otros síntomas psicopatológicos como retrocesos en habilidades que el niño ya tenía adquiridas (hablar, caminar, controlar los esfínteres…)
A veces ese apego no se recupera y podría afectar a medio o largo plazo en el aprendizaje escolar, deja huella y no es completamente inocuo.

La Dra.  Núria Bea en su artículo de La Vanguardia “Acudir en forma a clase”, habla sobre las enfermedades de los más pequeños cuando son llevados a la guardería y por primera vez tiene en cuenta no el factor biológico (contagios), sino que da importancia también al aspecto emocional. Varias investigaciones apuntan que el estado emocional influye en nuestro sistema inmunológico, pudiendo bajar nuestras defensas y haciendo a los bebés enfermar de forma más frecuente.
¿Cuál es el panorama actual?

Foto Vía


Nuestra sociedad acepta como algo normal institucionalizar a los niños desde sus primeros meses de vida. Se dice que da igual pasarlo antes que después pero eso no es cierto, la forma de vivir la experiencia a una edad u otra es muy distinta (la adquisición del lenguaje permite una mayor capacidad de comprensión). Acompañar al bebe emocionalmente (abrazos).

Hoy en día en la mayoría de las familias no se cuestionan este punto porque se ve como algo totalmente natural, de hehco muchas veces se cree que es positivo para los bebés. De esta manera y casi sin que los padres se puedan dar cuenta están diluyen su rol de la maternidad y pasan esa responsabilidad a manos de terceros. Eso implica que muchas veces esos cuidadores profesionales saben más cosas de los niños que sus propios padres y dificultad la relación padres-hijo.
Las necesidades de los bebés son las mismas que en la antigüedad, con la incorporación de la mujer al trabajo, esas necesidades han ido en detrimento del bebé.

España somos el tercer país que más psicofármacos infantiles receta.



Socialización y guardería


Foto Vía

Autores como Gerhardt reafirman que las bases de la personalidad se establecen durante el embarazo y los primeros años.


A día de hoy se sabe que el niño hasta los 3 años no tiene concepto del otro, es decir, no socializa. Puede jugar en paralelo (al lado, pero cada uno a lo suyo), pero por su desarrollo aún no toman en cuenta al otro en sus actividades. Aquí queda en evidencia que es errónea la tan oída frase “va a la guardería porque así se relaciona y se socializa con otros iguales”.
La familia es el primer lugar de socialización del niño y dónde se construyen las bases del aprendizaje.

La doctora Torras de Beà aconseja que los niños no deberían ir a la guardería antes de los dos años, emocionalmente no están preparados. Afirma que la guardería a los 2,5-3 años debe ser de un máximo de 3 horas diarias. En bebés menores de un año recomienda no superar nunca las 10 horas semanales, ya que puede afectar a la salud psicológica, motriz y emocional del bebé.
Por mucho que nos desagrade, ya que lo tenemos muy integrado, la guardería para el bebé puede ser interpretada como un rechazo por parte de sus padres, desinterés, falta de cariño, es una base que genera baja autoestima e inseguridad.
Guarderías, jardines de infancia o escuelas infantiles españolas




Foto Vía

En nuestra realidad el estado subvenciona muchísimas guarderías públicas y existen también unas cuantas de privadas.

Nuestros educadores son profesionales con una buena cualificación para desempeñar su puesto de trabajo y en su inmensa mayoría llevan a cabo esta labor con gran vocación y interés por nuestros pequeños.

Actualmente pese a su gran formación, constantes actualizaciones y su buena voluntad el ratio de niños por educador en nuestras guarderías hace temblar el pulso (1:8 en menores de 12 meses y 1:12 en mayores de 12 meses aproximadamente) y muchos de ellos, que espero que nos estén leyendo reconocen que así no pueden dar el servicio de calidad que les gustaría.
Aprendizaje y momento de incorporación al sistema educativo


Foto vía


Estamos en el iceberg de países con mayor fracaso escolar, según el informe PISA.

Filandia es el país que mejor rendimiento tienen en este informe, en este país lo normal es que un niño no se escolarice hasta los 7 años de edad.

Estos datos nos ponen de manifiesto que una temprana entrada en el sistema educativo no tiene absolutamente ninguna correlación con un buen aprendizaje o rendimiento escolar, sino todo lo contrario.
Reflexiones


Foto Vía


Considero que estamos en un momento en que la mujer juega un papel importante en el mundo laboral y ese factor también le sirve para autorrealizarse.

No obstante, creo que los papás y mamás de hoy en día debemos reivindicar más y mejor esa conciliación. Debemos poner en alza la MATERNIDAD, que hoy en día está totalmente infravalorada. Y es que no podemos negar que tenemos en nuestras manos el bien más preciado, los ciudadanos del futuro y creo que debemos hacer algo a la mayor brevedad.
Ser padre, con mayúsculas, en los tiempos que corren es misión imposible y es totalmente incompatible con el ritmo de vida que llevamos.
La intención del artículo que estás leyendo no es juzgarte, sino permitirte la libertad como persona que eres de que reflexiones sobre este contenido. No te voy a dar hoy mi opinión al respecto porque no quiero coartar tu libertad para pensar.
En dos próximos post que ya están escritos, entraremos más al detalle y os comentaré la variedad de alternativas que a mí se me ocurren para llevar a cabo un cambio y también os explicaré cuál ha sido mi decisión.
Mi objetivo es que pienses cómo tú de manera individual, y en tus circunstancias, podrías poner tu granito de arena para disfrutar de MÁS TIEMPO CON TUS HIJOS. Si te apetece, te animo a dejar la conclusión a la que hayas llegado en los comentarios aquí abajo, ya que me gustaría mover desde aquí algo chulo de manera colectiva.
Te agradezco sinceramente si has llegado hasta aquí en la lectura de este artículo.
Me gustaría mucho que participaras con tu comentario.
  

39 respuestas a “Guarderia a debate”

  • Me ha gustado mucho el articulo, por desgracia hoy en día hay muchas familias (en al que me incluyo) que no pueden dejar de trabajar ya que sino no se podrian pagar facturas al final de mes…ya me gustaría que todo fuera como en finlandia! También decir que suerte de las guarderías porque hay gente que a parte de no ppder dejar el trabajo tampoco tienen familiares o ellos mismos para cuidarlos…
    Mi granito de arena es que yo, como autonoma que soy, como ya he dicho no puedo dejar de trabajar pero si he pasado de hacer jornada completa a media jornada dejando a mi bombón con sus abuelos maternos y su papá cuando no trabaja por las tardes…he dejado de cobrar más para tener un sueldo más bajo, poder disfrutar de mi niña y poder pagar facturas jejeje

    • Gracias por leerlo. Tal y como he comentado al principio del post cada familia debe estudiar su caso y no hay recetas mágicas para todos.
      Muchísimas gracias por compartir tu granito de arena, que bien seguro para tu hija es una gran montaña el que puedas pasar más tiempo con tu hija. Mil gracias

    • Eso vamos a intentar Maira, nos gustaría que pensaras en soluciones que tu has llevado y llevarás a cabo para poder pasar más tiempo con tus hijos. Estoy segura que alguna has empleado ya. 😉

  • Muy interesante el articulo. Nosotros le hemos dado muchas vueltas a todo. Finalmente ha cumplido un año y yo he necesitado un poco de tiempo para mi sola. Estar las 24 horas con él me han hecho agobiarme con mi dia a dia. Hemos decidido dejar al peque tres dias a la semana, tres horas en una escoleta, el va feliz desde el primer dia, me dice adiós tan pancho y ahí se queda, y yo puedo hacer alguna cosa yo sola. A las 12 lo recojo con unas ganas locas de verle y afronto el dia renovada completamente. Sin duda, muy contentos de nuestra elección. Llamenme malamadre 😉

    • No eres una mala madre, el cuidador principal también necesita cuidados y respiros para dar sus cuidados con calidad, so nos daría para otro post.
      Gracias por ofrecernos otra cara, de otra realidad y una alternativa como es una escoleta unos pocos días y unas pocas horas.
      Muchísimas gracias por compartirlo.

    • Editar

      Lucía dijo…

      Yo estoy en tu misma situación Mariona, mi agobio llego a ser tal q incluso se me a escapado algún grito ó he tenido q dejarle llorar un rato para "respirar",¡¡yo q estoy totalmente en contra de ambas cosas!! . Eso me ha hecho pensar q unas horas por la mañana me ayudaría a relajarme y desconectar y a la vez poder llevar la crianza con amor y respeto que quiero, cuando nunca antes había pensado en la posibilidad de llevarlo a una guardería. Pero no estoy teniendo tan buena suerte como tu, el mio lleva 1 semana y llora cuando lo dejo y cuando lo recojo, solo quería el chupete para dormir y ahora lo pide todo el día, nunca fue un niño de brazos sino de corretear todooo el día y ahora sólo quiere estar en mis brazos. Bufff me està costando un mundo y me vuelvo a replantear el tema guardería, pero también pienso ¿es mejor volver a estar como antes q yo estaba con ansiedad continuamente? ¿esto será sólo al principio y volverá a ser como siempre?. No se… tengo un caos menta y emocional. .. nunca pensé que ser mamá seria tan difícil , sobre todo por la bipolar ida emocional en la q vivo. Un saludo a la 2!

    • Ai Lucía, cada niño es un mundo eh? Debe ser duro dejarlo llorando. Igual te dejarian estar un rato con el en la clase? O llevarlo menos horas al principio? No se, la adaptación de cada niño es distinta y tu peque igual necesita más tiempo. Supongo que ya lo habrás probado todo para que no le sea tan difícil. no se como ayudarte 🙁

  • Es un tema que no creo que se pueda generalizar, cada niño y cada familia y sus circunstancias son diferentes.Y "tu casa la mejor guardería", rotundamente digo No. No cualquier casa podría ser la mejor guardería, tanto como por la casa en sí como por las circunstancias que se viven en ella. Y por supuesto es muy diferente viendo
    cuando se tiene más de un hijo.Cada uno tiene que saber analizando pros y contras donde están mejor sus hijos. Respecto al comentario de que muchas mamas no trabajan y dejan a sus hijos por comodidad me parece que están en su derecho, hay vida más allá de ser madre.Soy madre 24 horas de dos hijos porque no trabajo y necesito tiempo que ya no es para mi, es para limpiar, preparar su comida. Hay que respetar y no juzgar tan fácilmente.

    • Evidentmente como he expresado al principio del post el artículo no pretende ni generalizar, ni juzgar a nadie, sino reflexionar por la situación actual y pensar en alternativas de cómo pasar más tiempo con nuestros hijos.
      Está claro que el que es cuidador 24 horas es una decisión y este también necesita de sus tiempos de descanso para poder retomar su papel con calidad, eso nos daría pasa otro post.
      Me interesan mucho todas las realidades, gracias por compartir la tuya que considero igual de válida que las demás.
      Gracias.

  • Estoy absolutamente de acuerdo. Con mi primera hija todo se presto para poder quedarme en casa hasta los 3 años antes de regresar a trabajar y estar exclusivamente con ella ese tiempo. Con mi segundo hijo la situación económica fue diferente y pude quedarme en casa hasta el año y después de eso no podíamos mas económicamente sin yo regresar a trabajar el poder quedarme ese año tomo mucho sacrificio por parte de la familia fue un gran esfuerzo que asumimos porque sabíamos que era lo mejor a nivel emocional para nuestros hijos. Me da mucha tristeza que en mi país Mexico esta totalmente enfocado en rendimiento laboral con jornadas de 10 hrs en su mayoría de los casos para una paga media y para poder vivir mas o menos bien tienes que tomar esa decision comer o estar en casa con mis hijos?? porque no existe una congruencia porque las personas que tienen el poder de hacer esos cambios no lo hacen y nos tienes a aqui teniendo que decidir o sacrificarse para poder conservar esa parte emocional de tus hijos. Nosotros en lo particular tuvimos que sentsrnos y pensar largo y tendido en que ibamos a hacer yo consegui un trbajo de 6 hrs desde casa que paga decentemente y decidimos que mi marido se quedaria en casa ya que en el trbajo que estaba pagaban mal y el lo odiaba. asi que es verdad no vamos de viaje a ninguna parte, mis hijos no usan ropa de marca ni van a escuela privada, contamos cada centavo y ahorramos en todo lo posible pero ellos estan en casa con sus padre y su madre. y tambien nos dio la posibilidad de que ellos vieran a su padre en ese roll de proveedor de cuidados

  • Como muy bien explica el post, la lástima es no poder conciliar. Tener que dejar de cobrar, como es mi caso, o trabajar menos horas cobrando menos, para poder dedicar arrencion y cuidado aa aquello que más necesita de ti en ese momento y en una etapa que pasa volando y no volverá a repetirse.

    • Gracias por aportarnos tu situación y el grano de arena que tu desde tu casa has puesto para pasar más tiempo con tus hijos. Estoy segura que siendo una decisión medida y querida te compensará con creces el esfuerzo económico.

  • Gracias Susana, claramente la guardería no socializa.
    No obstante, no deseamos en este artículo juzgar a nadie porque cada realidad y cada casa es un mundo y debemos respetarlo.
    Muchas gracias por apoyar el artículo, te animo que nos cuentes tu granito de arena de cómo pasar más tiempo con tus hijos.

  • Este post me resulta tremendamente interesante… Me queda mes y medio para incorporarme al trabajo tras la ridicula baja maternal de España. Mi situacion laboral me impide pedir excedencia lo que me obliga a dejar a mi bebe con terceros… Y me está creando una tristeza enorme, que despues de leer esto aun es mayor…

    • El objetivo de este post no es una dicotomia entre guardería si o no, sino buscar alternativas que nos permitan a los padres pasar más tiempo con nuestros hijos.
      Es normal sentirs triste si has de separarte, pero estoy segura que puedes encontrar alternativas, si necesitas algo no dudes escribirme personalmente a hola.mamilatte@gmail.com

  • Buenas noches, muy interesante el tema de hoy. Estos dias me repiten la pregunta constantemente, vas a llevar a Marcel a la guarderia este año? Les va muy bien eh, sino va a ser un niño mimado me dicen. Yo asiento y digo de momento no, por suerte nos lo podemos montar. Por mi estaria con el todo el dia, realmente lo echo de menos cuando estoy en el trabajo, aunque estoy tranquila, se queda con los abuelos y con su padre. Mi solución fué dejar uno de mis dos trabajos (necesario para llegar a fin de mes) apretarnos el cinturon y quedarme con uno de 4h. También decir que he tenido suerte hasta el momento en el tema horarios, aunque preferiria poder acostar cada noche a mi bebe, tarea que ahora hace su padre.

    Estel.la

  • Con mi primer hijo he estado con el hasta los 3 años,Mañana empieza la escuela…es lo mejor que he podido hacer…a dias de tener a mi segundo hijo espero poder estar lo maximo con el tambien…nuestra situacion a sido que el sueldo que yo tenia no me recompensaba irme 4h a trabajar,ya que 8 no queriamos.Por suerte no tenemos grandes `gastos minimos` y nuestra prioridad es la familia….asi que de momento super felices de poder criarlos.En mi caso hemos podido priorizar el ajustar cinturon pero se que hoy en dia es dificil sobretodo por las hipotecas y que todo es carisimo! No a ido a guarderia pero hemos ido durante estos 3años a un espacio familiar con mas niños y familias…a sido una experiencia genial 🙂

  • ¡Genial, Clara, como siempre! Me ha gustado mucho el post y tu forma de enfocarlo. Este tema me interesa especialmente y también es algo sobre lo que he leído mucho, así que he intentado leer tu post desde un punto de vista reflexivo y de escucha hacia la evidencia científica, como tú nos pedías ;). Voy a soltar una gran parrafada, pero como digo… es algo que me interesa y en lo que he pensado mucho, así que esta vez me siento con especiales ganas de aportar mi opinión, jeje…

    Quiero comenzar también identificándome contigo. Me considero también una madre consciente e intento siempre meditar bien las decisiones que tengo que tomar en cuanto a mi hija, valorando y sopesando los pros y los contras. Y una de las cosas que quería comentar es que, también pensándolo desde mi profesión, la enfermería psiquiátrica, considero erróneo, o quizá no del todo vinculante, relacionar guardería con algunas dificultades a nivel psicológico. Creo que si algo así sucede quizá exista algún problema en la base, otros factores predisponentes o un apego que no se está reforzando del todo fuera de la guardería. ¡Me interesa mucho tu opinión como psicóloga en este tema! Esto que diré ahora es el típico comentario de las abuelas, jeje, pero yo fui a la guardería de pequeña y nunca he dejado de sentirme unida a mi madre. Tengo 30 años y ese apego se mantiene fuerte. Aunque sí que considero importante lo que escribes sobre evitar las guarderías (¡siempre dentro de lo posible!) antes de los 2 años, ¡siempre aproximadamente! (Cada bebé es un mundo…)

    Por otro lado (siento si mi comentario no está del todo ordenado), no creo que siempre que se lleve un niño a la guardería mientras estamos en casa sea por comodidad, como he creído leer por aquí, al menos por mí hablo. Creo que es importante no atrevernos a pensar eso sin conocer las circunstancias personales del que lo hace y el por qué. Como dice también un comentario por aquí, la madre sí puede sufrir las consecuencias serias de un estrés prolongado después de un tiempo pasando 24 horas a diario con un bebé. No digo que siempre sea así, por supuesto la tolerancia de cada uno es diferente y cada niño es diferente, pero si yo me siento mal acabo por no crear un buen apego con mi bebé por mucho tiempo que pase con él. Transmitimos a los bebés nuestra calma y tranquilidad al igual que lo hacemos con nuestros nervios, nuestro estrés, nuestra tristeza… Mi decisión después de parir fue solicitar una excedencia durante algo más del primer año de vida de mi pequeña y cuando vuelva al trabajo lo haré con una reducción de jornada al máximo de lo que me permite la ley. En el próximo septiembre mi peque tendrá casi 2 años y tenemos intención de matricularla en la guardería para 3 horas diarias, a pesar de que mi horario se compatibilice perfectamente con su cuidado en casa. No lo hago por comodidad y es algo que me he planteado mucho, ya decía que es un tema que me preocupa especialmente. Pero creo que mi forma de afrontar las cosas será otra y nuestro apego al salir de la guardería se reforzará mucho más. Esta ha sido mi opción, la que he sopesado según mis circunstancias y la que mejor me ha parecido. Por supuesto no quiere decir que tenga que ser la opción de otras madres. Además de por el motivo que os cuento, no la llevo a la guardería para que socialice (también pienso que esa idea es errónea) pero sí que creo que la enriquecerá en otros aspectos, aunque sea de forma individual.

    • Y para acabar, jeje… estoy totalmente de acuerdo y a favor de una lucha por la conciliación real, que no pasa por sacrificar mi sueldo, mi trabajo… y mucho menos el tiempo que paso con mi bebé y el vínculo y apego que formo con ella, pero mientras llega creo que es bueno que cada familia se adapte lo mejor posible a lo que considere mejor y más saludable para su familia, siendo reflexivos como tú dices, eso sí, y tomando al final la decisión que más nos convenga. A mí me encanta conocer la teoría y es importante saberla, pero culparnos o sentirnos mal, peores madres, si a veces no podemos cumplirla… ¡no es bueno para nuestra salud mental, por consiguiente ídem para nuestros bebés! ¿Guardería sí o no? Quizá ni sea un sí ni sea un no…, simplemente conocer la teoría, la evidencia científica, e intentar acercarnos lo máximo posible dentro de nuestras posibilidades, no intentar imitarla porque desgraciadamente… no, no estamos en Finlandia… y adaptarse al medio es importante también.

      ¡Gracias por esta serie de post, Clara! ¡Espero el siguiente! 😉

    • Esta claro que cada familia debe tomar las dediciones que se ajusten más a su situación personal.
      Es cierto que no estamos en Filandia pero pequeño agranitos de arena lograrán una gran montaña en pro de los niños y si en tu caso es que hasta los dos años no escolarizarás, ya ayudarás a que baje la media de institucionalización de los niños españoles y para tu hija será una gran inversión seguro!

  • Menudo tema Clara! Es complicado, y mucho. Porque el concepto de p/maternidad y de crianza de nuestra sociedad e instituciones no facilita la conciliación ni la libre elección a veces, sino que nuestras decisiones quedan limitadas por el marco económico y laboral y también cultural, por todas las ideas sobre escolarización y crianza con las que hemos crecido y que socialmente parecían las "correctas". Pero, como bien decís, no se puede generalizar y las circunstancias particulares de cada familia marcarán la decisión de escolarizar o no. En cualquier caso, considero que lo importante es la forma en que se haga, es decir, que las decisiones sean tomadas de forma consciente, bien sopesadas, bien informadas y que se tome la que se tome se acepte y aporte tranquilidad y confianza al núcleo familiar.

  • Hola!!! Me has descubierto tu blog, que por cierto me parece extraordinario. Sobre el post de hoy, sin duda, un tema que levanta ampollas.
    Sobre las guarderías, mi opinión al respecto creo que existen, porque lamentablemente la conciliación familiar está muy lejos de ser la deseable. Si esa realidad fuese distinta, no veo la necesidad de llevar un niño a la guardería. Ojalá todos los niños tuviesen la oportunidad de estar con sus familias. En el blog publiqué un articulo sobre la necesidad de sociabilización en niños de 0 a 3 años. El niño primero tiene que conocerse a sí mismo para después conocer a otros niños. Esta necesidad no empieza hasta más adelante. El niño tiene muchas alternativas para sociabilizar con otros peques de su edad, tampoco hay que impedirselo.
    Ojalá todos los peques pudiesen estar al cuidado de su figura de apego, y no se necesitasen las guarderias, lamentablemente hay muchas circunstancias que nos lo imposibilitan, la primera y fundamental. El trabajo.

  • Muy interesante el articulo. Yo fui madre hace 17 años. Trabajaba en el mundo de la publicidad y aquello era un caos de horas. Tuve que incorporarme al trabajo de unas 10-12 horas diarias y dejar a mi hijo con su abuela. Entonces casi nadie pedía excedencia ni reducción de jornada y hacerlo era arriesgarte a perder tu trabajo. Muchas veces tuve que oir la frase de "o eres madre o eres mujer trabajadora". Aguanté no sé cómo, cambié de empresa y pude conseguir no trabajar tantas horas. Ahora después de tanto tiempo me he dado cuenta que tenía todo el derecho de reclamar y decidir pasar más tiempo con mi hijo, que no tenía que decidir entre una cosa y otra… Trabajé, luché y renuncié por conservar mi puesto de trabajo… para qué… llega la crisis y nadie se acuerda de todo eso. Así que hace un par de años decidí que ya estaba harta y dejé el mundo de la publicidad. Pensé en todo lo que sufrí yo por no poder estar con mi hijo y decidí crear un proyecto para poner mi grano de arena y ayudar a otras madres y sus hijos en esta situación. Yo creo firmemente en que lo mejor es que los niños estén con sus padres el mayor tiempo posible. Pero si no es así, por lo menos que haya opciones más respetuosas. Es por lo que ahora tengo "una casa nido", un sitio donde los niños pueden estar unas horas cuando sus padres no pueden estar con ellos, donde se les respeta sus horarios y sus necesidades, tanto biológicas como afectivas, ya que están en un hogar, y con un máximo de 3-4 niños . No es fácil poder vivir de ello, pues es una profesión ahora mismo que no está reconocida, pero yo necesito poco para vivir y mientras pueda, seguiré teniendo mi "casa" abierta, es mi manera de poder contribuir. Lo siento así. 🙂

    • Oh Marian, preciosa continuación de tu historia personal. Yo he sido una hija de una madre y un padre que tuvieron que sacrificar el tiempo conmigo por trabajo y por razones económicas. Pero nunca habrá dinero que pueda recuperar el tiempo que pasas con tus padres y pienso exactamente como tú, que sí hay opciones, mis abuelos en postguerra reinventaban y yo he optado por ello. Bravo por tu casa nido y por ese modo de vida. Gracias por comentar, ojalá gente como tu isnpire el mundo! 😉

  • Ufff… Tema complicado. En mi caso por motivos laborales y dado que estaba en una época de crecimiento profesional tuve que incorporarme al trabajo a los 2,5 meses tras dar a luz (con césarea incluida). Teniendo en cuenta que los abuelos no estaban cerca tuvimos que optar por ponerlo en una guardería con 3,5 meses.

    Os aseguro que nunca lo pase tan mal. Fue una decisión dura.

    Reconozco que elegí la guardería con la que sentí más cómoda (sin tener en cuenta el dinero). Después de casi 1 año y medio puedo decir que estoy super contenta. Lo tratan de maravilla, esta muy socializado, ha aprendido muchísimo etc etc… Pero el vacío que siento creo que nunca se me va a quitar a pesar que sólo va 4h por la mañana.

    Creo que es hermoso poder criar a nuestros peques pero hoy en día y con la situación que vivimos en este país cada vez lo veo más complicado…

    • Alba muchos ánimos y energía para superar ese vacío que comentas. Tal como cuentas la situación es muy, muy complicada hoy en día ya que no vivimos en familias tan extensas como antes que siempre podías tener el apoyo de algún familiar. En las veces que no hay alternativas optar por aquellos recursos que permitan dejar a tu hijo en las mejores manos es de un valor incalculable. ) Gracias por comentar.

  • Vivo en Londres y mi hija va a empezar la guarderia en diciembre con 2 años recien complidos. La ratio es 1:4 y el precio de jornada completa de lunes a viernes es 1.150 libras, una autentica barbaridad me parecia pero ahora comparando los ratios con Espana entiendo la diferencia de precio que es exactamente 3 veces mas.

  • Buenas,
    Hace tiempo que leo tu blog y hoy me he decidido a aportar mi experiencia ya que soy mama de una niña de 10 meses. Estoy de acuerdo con la mayoría de cosas que dices pero a veces olvidamos que hay familiars que no tienen otro remedio que dejar a sus hijos mientras ambdós padres trabajan. Soy maestra de Primaria y aunque escogí mi profesión por pura vocación, como cualquier otra madre del mundo que ama a su hija, podría dejar mi trabajo y dedicarme a criarla. Como mujer de 27 años nacida en Barcelona hija de una familia de immigrantes andaluces trabajadores, y que (como la mayoría de personas de mi generación) tuvo que comprar un piso por el módico precio de 300.000€ y una hipoteca mensual de 1035€ gracias a una cláusula suelo abusiva y a unos años de especulación inmobiliaria exagerada, te aseguro que trabajar los dos no es una opción en casa. De hecho, me siento immensamente afortunada de tener estabilitat económica y laboral y de haber cumplió el sueño de ser madre con una edad biológica adequada y no haber retrasado mi instinto maternal a los 40 años. Y que conste que idealmente, estoy de acuerdo con la mayor parte de las cosas que dices, pero no siempre es factible. Lo único con lo que no estoy de acuerdo es con una afirmación demasiado arriesgada y tácita en mi opinión cuando dices "diluyen su rol de la maternidad y pasan esa responsabilidad a manos de terceros". Te aseguro que mi rol de madre es tan válido como el de cualquier otra y en ningún caso paso mi responsabilidad a otras personas. Porque hay muchos agents externos que influyen en la vida y crianza de nuestros hijos y no por eso me evado de mi responsabilidad. Antes de terminar, os quería comentar que en P3 tenemos una ratio de 1:28, por lo menos en Catalunya… por si interesa

    • Hola Irene, que bueno tenerte por aquí.
      En el post como comento no pretendo juzgar las decisiones familiares porque en último término cada familia debe decidir sobre su situación, simplemente bas mis post en la evidencia científica sobre la necesidad de tener vínculo con un referente en los niños entre 0-2 años.
      Es cierto que la situación económica española y catalana son las que son y hay situaciones en las que el trabajo obliga a separarse de los hijos, pero en este artículo pretendo dejar intuir que hay más alternativas a la institucionalización clásica antes de llegar a renunciar a un trabajo como mujer, como podrás leer aquí http://mamilatte.blogspot.com.es/2015/09/alternativas-la-guarderia-necesitamos.html
      Yo también vivo en Cataluña, y los ratios de 0,1 y 2 están en línea con los de nuestra zona.
      En cuanto a la frase, hago referencia a aquellas familias que quizás no poseen suficiente información por la influencia del cuidado en el desarrollo de sus hijos y que eligen la instucionalización como algo socialmente aceptable o "normal" con ideas de que sociabilizan al niño y en las que delegan a sus hijos toda la jornada laboral, de manera que necesitan preguntar a las cuidadoras datos sobre la vida de su hijo de los que malhauradament no pueden estar al corriente (alimentación, cambios de pañal, progresos psicomotrices…que quedan diluídos). En ningún momento pretendo juzgar la validez de una u otra opción sino poner sobre la mesa datos científicos de los que poco o raramente se habla y porque me gustaría dar un empujón en pro de nuestros menudos. Ojalá todas las familias españolas y catalanas tuvieran una actitud tan crítica e informada como la tuya en el momento de decidir sobre esto.

  • Me ha encantado el post. Totalmente de acuerdo. Creo que se puede hacer más de lo que muchas veces se hace.. En mi caso soy trabajadora social,tengo un hijo de 14 meses y estoy embarazada del segundo teníamos claro que cuando decidieramos formar una familia los primeros años iban a ser de dedicación exclusiva a ello y priorizar siempre en el bienestar de nuestros hijos… En este periodo solo pretendo estar con mis hijos no necesitamos grandes lujos, con ello me refiero que un bebe necesita a su madre, su atención,cuidado,protección… No llevar un carrito de 1000 Euros, ropa cara y una vida "pinterest"… No se si me explico, no pretendo juzgar a nadie.. Porque hay madres que no les queda otra que volver a su puesto de trabajo y la única opción es la guardería. Pero en el caso que sí se pueda es preferible para el bienestar del pequeño estar con su madre. Los beneficios que va a tener esto en el desarrollo del menor son incontables.como profesional de ayuda en este momento quien más me necesita son mis hijos y tengo claro que este es el mejor trabajo y el más importante que voy a realizar a lo largo de mi vida.. La sociedad da por hecho que las madres no trabajamos fuera de casa es porque no tenemos un buen trabajo o porque nos rascamos la barriga o algo… No señores un aplauso por todas aquellas que están realizando el trabajo más exigente y satisfactorio que existe. Tengan por seguros que estos pocos años de 24 horas con sus hijos se van a ver recompensados y van a ser inolvidables.. En cuanto a los comentarios de aquellas que están muy agobiadas con estar 24 horas con un niño porque entorpece el ritmo de nuestra rutina diaria y a veces puede ser desbordante pensar que no por eso sois peores madres todas en algún momento estamos que nos estiramos de los pelos… Mi consejo cuando pase eso paciencia y reirse de la situación.. Salir un poco a la calle también es muy buena idea para ver las cosas de otro modo..

  • Buenas noches. Me ha resultado muy interesante tu post y ya que has sacado el tema, me gustaría dejar constancia o bien aclarar sobre el concepto GUARDERÍA, que se entiende como un lugar donde guardan a los niños y niñas, es decir, los cuidan atendiendo sus necesidades básicas de atención, cuidado y juegos.
    Muy diferente es hablar de una ESCUELA INFANTIL, donde hay un proyecto educativo, el cual se trabajan unos objetivos y contenidos evolutivos que todos los niños han de alcanzar para un correcto desarrollo. Las actividades se plantean siempre basadas en el juego e intereses de los niños y niñas, trabajando de una forma globalizada los distintos ámbitos del desarrollo ( motor, social-afectivo, lenguaje) Esto se puede hacer mediante metodologías (como Montessori, Aucouturier,…) también la importancia de tener una buena comunicación con las familias, de tener una buena cooperación, ir en las misma dirección y como no sin dejar de atender las necesidades básicas de atención y cuidados.
    Me gustaría que quedase claro los diferentes conceptos. (Seguro que hay más cosas que me dejo 😉
    Referente a llevar a un niño o una niña a la escuela infantil es decisión personal de cada familia. Muchas gracias Mamilatte

    • Un proyecto educativo que TODOS han de aprender? Pues gracias a que nos hemos apretado mucho el cinturón no nos hace falta llevar a nuestros hijos ni a escuela ni guardería. Pero vamos q a esa edad quiero q respeten sus ritmos, quien decide cuál es el correcto desarrollo? Un niño necesita jugar y ver sus necesidades cubiertas y poco más.

  • En mi comentario no he expresado mi opinion de si estoy a favor o en contra de que un niño o niña vaya a la escuela infantil o a la guarderia, simplemente he definidos los dos conceptos.
    Y evidentemente que en la escuela infantil se respetan los ritmos y el desarrollo evolutivo de cada niño y niña y también juegan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *