Para estos días de descanso o para los fines de semana venideros os traigo una idea de juguetes DIY, Al fin y al cabo, a nuestros pequeños les llaman más la atención las cosas cotidianas eque  los juguetes más sofisticados.

Una buena idea, es preparar estas facilísimas botellas sensoriales con las que vuestros peques podrán despertar sus sentidos y se lo pasarán pipa.

Yo se las hice a mi pequeña cuando tenía 6 meses y no ha parado de jugar con ellas, dan muchísimo juego y posibilidades.

La primera la realicé con pompones que venden en papelerias y casas de manualidades y las introduje en una botella vacia, dejando una pequeña holgura para que pudieran moverse, también coloque un par de cascabeles pequeños. Esta botella es una de las que más le gusta a Èlia por los colores y también le gusta agitarla para ver como se mueven, al mismo tiempo que escucha el tintineo de los cascabeles. Esta botellita estimula vista y oído.

La segunda botellita la realicé con legumbres, hice una primera con lentejas, pero con el tiempo de tnto agitar la botella se puso muy fea, y he realizado una nueva con garbanzos. En estas he rellenado sólo 1/3 de su capacidad, para que pueda moverlos de arriba abajo. Con movimientos suaves simula las olas del mar y con movimientos enérgicos simula unas maracas a toda marcha. En este caso la estimulación es principalmente auditiva.

En la tercera botellita he utilizado agua, para empezarla a familiarizar con los volúmenes líquidos, he rellenado la botella de agua hasta 2/3 de su capacidad y he colocado colorante alimentario rosa y unos cuantos botones pequeños, el mismo efecto lo podéis conseguir sumerjiendo un trocito de papel pinocho del color deseado, este tñira todo el agua de color y posteriormente se retira el trocito de papel que flota.

Esta botellita llama la atención por el movimiento del agua de arriba a abajo y los botones que la acompañan, también permite ver a través de ella y disfrutar del color así como experimentar el agarre de un peso mayor al habitual. Con esta botella se despierta el sentido de la vista.

Todas las botellitas las enrrosqué mucho para evitar que se abran y las sellé en el tapón con cinta aislante y celo.

A parte de estimular los sentidos que os he comentado, al ser cilíndricas motivan al gateo ya que como tienen efecto rodari, el bebé suele seguirlas.

Espero que os animéis a hacerlas, porque el éxito está asegurado.

¿Os animáis con los juguetes DIY?
¿Qué otras cosas se os ocurren para realizar botellas sensoriales?

Una idea en “Juguetes caseros para bebés de más de 6 meses: botellas sensoriales”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *