La cesta o panera de los tesoros en una
propuesta de juego basado en la pedagogía Montessori de la que os hablamos
recientemente.
Se trata de un juego o actividad
manipulativa de exploración
, cuyo objetivo final es la estimulación sensorial
de el bebé en su máxima expresión.
Es una actividad especialmente
indicada para bebés entre 6 y 12 meses.
Esta franja de edad es orientativa, ya que
para realizar este juego el bebé debe mantenerse sentado sólo sin ayuda, y
finalizaría cuando a nivel de desarrollo evolutivo nuestro bebé empiece a
levantarse, cosa que suele pasar hacia los 12 meses, a partir de entonces la
propuesta de juego se trasladará a otro tipo de actividades de la que pronto os
hablaré.
La panera, consiste en una cesta
amplia de unos 35-40cm de diámetro y 7-8 cm
de altura con el objetivo que lo
que pongamos dentro sea visible y accesible a las manos del bebé. Yo tengo esta de Ikea, y en breve le sacaré las asas, ya que es mejor que no las tenga, tengo también otras cestitas que me regaló mi amiga Inés que uso para hacer variaciones específicas de la cesta.
Y ahora vamos con lo interesante,
¿qué debemos meter en la cesta de los tesoros?
¡¡¡Muy fácil y económico!!! Podemos
introducir objetos de nuestro día a día, variados en textura, colores, formas
y  materiales variados y que no sean
peligrosos para el niño
. Está aconsejado colocar entre 40-50 objetos que debemos
ir renovando constantemente. Por un lado esta renovación responde a una
finalidad de curiosidad y misterio con el bebé y por otro para ofrecer variedad
de cosas para explorar y asimismo, adaptarlas a sus intereses.

Nosotros preferimos incluir objetos de materiales nobles como la madera, las telas o el metal, no nos gustan demasiado los objetos de plásticos ni los juguetes (algunos te los regalan y ya no queda mucho remedio..), pero también incluimos alguna cosa, ya que es un material que por suerte o por desgracia está muy presente en nuestras vidas.
Como ya os dije pronto os haré recomendaciones específicas de tipos de juguetes según la edad.

Como ya os he explicado se trata
de un juego plenamente sensorial, por lo que debemos permitir sin miedo que el
bebé se lleve los objetos a la boca
ya que es su principal órgano para pasar el
control de calidad de todo, por eso debemos seleccionar artículos que sean
seguros y que se puedan limpiar o renovar fácilmente.

En contra de lo que nos pudiera
parecer (mitica frase “a la boca no!!!), esta primera exploración bucal es
sumamente enriquecedora a nivel de desarrollo psicomotriz
, vuestro bebé
adquirirá una gran sensibilidad para conocer diferentes materiales, texturas
que le aporta una información brutal para favorecer las conexiones neuronales.

Imaginaros que os tapan los ojos con un antifaz y redescubris el placer de
tocar todos los objetos que conocéis, flipante, no? Pues poneos en la piel de
un bebé que es la primera vez que los descubre: pura mágia!!!
Además este juego favorece la
coordinación mano-ojo-boca
, fomenta la concentración, le permite actuar con
libertad y autonomía a su propio rítmo.
¿Cómo se despiertan los sentidos
con la panera?
  • Vista: las formas, el brillo, los colores y las dimensiones.
  • Tacto: la textura, la tmperatura del material, la forma y el peso
    de los objetos.
  • Oído: los sonidos del crujir o friccionar los objetos, la percusión
    que producen algunos materiales o el silencio de otros.
  •  Olfato: los distintos olores
  • Gusto: los sabores y texturas de los objetos, aunque de este
    sentido en concreto os hablaré dentro de poco de mi experiencia con la
    alimentación BLW.

Poco a poco, podemos también, ir
introduciendo materiales que guarden similitudes
en alguna de sus
características para que el bebé comience a realizar pequeñas relaciones
mentales, esto serían paneras específicas de una temática concreta.
Por ejemplo, panera de tesoros de
objetos redondos, otra de objetos de color rojo, otra de telas de diferentes
texturas….y así hasta que vuestra imaginación y materiales caseros os dejen.
El ambiente de presentación debe
ser atractivo,
en un lugar cómodo, una mantita dónde se pueda sentar y explorar
con tranquilidad, mostrándole el juego con entusiasmo y de manera alegre para
que, bebé lo viva con entusiasmo y misterio.
Una vez presentada la actividad,
tal como fomenta la pedagogía Montessori el adulto no interviene, se queda en
la sala cerca observando
, pero no desde la pasividad, sino que este juego exige
que el adulto un acompañamiento activo, detectando aquellos objetos o
materiales que llaman la atención al bebé o aquellos que por el contrario no le
causan interés, pero no interfiere en el momento del descubrir de la panera.
Aquí podéis ver algunos ejemplos
de cestas de los tesoros que yo he preparado para mi pequeña Èlia.
Panera de objetos de cocina, panera de objetos redondos, panera objetos de aseo, panera de pelotas sensorials. El sonajero-mordedor de cuentas de madera y la anilla de madera y algodón la podéis conseguir en nuestra tienda.
Aquí podéis ver algunos ejemplos más para tomar ideas.

Panera de elementos naturales:

Panera de telas y texturas, el sol y la anilla es de nuestra tienda online:

El hecho de que nuestros bebés
estén en ambientes dónde se les facilita un total descubrimiento de los 5 sentidos
facilita su desarrollo y logra  a medio y
largo plazo, una mayor capacidad de aprendizaje, lo que les lleva a convertirse en adultos
emocionalmente sanos y con alta sensibilidad y mente abierta.
¿Conocíais la panera de los tesoros?

¿Estáis preparados para disfrutar con vuestros bebés con este juego tan
mágico?

7 respuestas a “La cesta o panera de los tesoros: juego y jueguetes para bebés de entre 6 y 12 meses.”

  • Trabajo en la escuela infantil con niñxs de 0-2 años. Suelo hacer esta actividad un montón, les encanta, suelen estar muy muy concentrados y cada uno a su bola, sin que se enfaden, el ambiente es muy tranquilo, ya que hay un montón de material por descubrir.

    Yo intento evitar el plástico, ya que casi todos los juguetes son de ese material. El material que les pongo suelen ser de cualquier uso cotidiano que no sea para jugar los niños. Por ejemplo: Pinzas de madera, brocha afeitar, espejo, trozos de tela, carteras, cajas, cascabeles, llaves, tapetes, bolas de lanas, piñas, piedras, conchas marinas, brocha maquillaje, cepillo uñas, cuadernos, pulseras, collares, guantes, espumaderas, cucharas de madera, tetera italiana, cepillo dientes, estropajo, plumas, castañuelas…

    Animaros, es una gozada ver como investigan todo, merece la pena!!! 😉

    • Gracias por tu aportación, tal como indicaba en el post nosotros también preferimos los materiales nobles como la madera, el metal y la tela, pero bueno….incluímos algunos objetos de plástico. Nosotros también ponemos pinzas, aunque se nos ha escapado en la foto, palitos grandes de madera, pompones y plumas, pero no es fácil captar todas las instantáneas y hemos puesto lo más significativo para darle ideas a la gente. En nuestra foto de cocina, aseo y naturales aparecen algunas cosas de las que has dicho, también hemos puesto cuencos de madera y algunas esponjas rugosas tipo estropajo.
      Tal y como dices es puro placer para el bebé que descubre y para el adulto que observa.
      Muchas gracias por dejarnos tu comentario.

  • En la escuela infantil a la que iba Saioa lo hicieron como juego principal, cada padre debíamos aportar objetos cotidianos, pinzas, cucharas de madera, rulos, yo que sé, de todo.
    Como dices, se iban introduciiendo diferentes materiales y poco a poco los agrupaban, las cucharas, las pinzas, esponjas suaves, rugosas, etc… y luego las pinzas de madera, las cucharas de madera, las cucharas de metal.
    En casa lo hacíamos y es alucinante como aprenden, como les gusta experimentar.

  • Me encanta la idea! Pero tengo una duda…¿Hay que incluir unos 40-50 objetos?¿ o es orientativo? Y mi otra duda, cuando el bebe no esta jugando ¿se retira el cesto? Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *