Hoy os vengo a presentar el Baby
Led Weaning
, empecé a leer sobre esta corriente como algo totalmente novedoso,
pero poco a poco me di cuenta que pese a ser impactante y diferente a lo que
estamos acostumbrados en cuanto a alimentación infantil, se acercaba bastante a
la aplicación del sentido común que yo tengo pensado poner en práctica con mi
hija.
El baby Led Weaning  (BLW)es un “nuevo” concepto del inicio de la
alimentación en los bebés en que se le presenta la comida en sólido, un método
alternativo a las generalistas y a veces estrictas recomendaciones pediátricas,

que basan la alimentación complementaria en preparaciones trituradas.
Por contra, esta metodología
recogida y estructurada por la estadounidense Gil Rapley en su libro “Baby-Led
Weaning. Helping your baby tol ove goog food”, prodiga la alimentación del bebé
desde el sentido común para que  la
actividad de comer se convierta en un momento relajado, divertido y
exploratorio
para el pequeño, además de ser una actividad inclusiva dentro de
la dinámica familiar.
Podríamos traducir BLW como
alimentación complementaria a demanda, en la cual la principal diferencia con
los métodos tradicionales es que el pequeño es el propio artífice y descubridor
de la comida
, la cual se le presenta en su formato natural (sólido) como el que comen
los adultos, de manera que a través de su boca y con el sentido del gusto y el
tacto pueda conocer sabores puros  y
auténticos (no mezclados) y reconocer texturas (pera en trocitos por ejemplo,
barritas de pancillos tostados…) no aboga por unas normas tan estrictas en las
recomendaciones alimentarias. Evidentemente recomienda para comenzar alimentos cuya textura sea fácil de morder con las encias de bebé y en formato que se pueda coger, pera en vez de manzana, y barritas de pera, en vez de la trozos grandes de pera, por ejemplo.
Para poneros un ejemplo, según el
BLW el bebé va a conocer por primera vez una pera que sabe a pera y que tiene
textura de pera, no una papilla mezclada con otras frutas cuyo sabor final
nunca va a parecerse a la realidad de lo que comerá en su transición a la
alimentación adulta.
La premisa principal de esta
forma de alimentación es que es el propio bebé el que dirige su proceso
alimentario y los padres o tutores son un simple apoyo y unos facilitadores del
proceso.
 
 Con esta forma de alimentar al bebé este se
integra a la mesa con el resto de comensales,
de manera que por imitación
aumenta su curiosidad e interés por los alimentos y por otro lado, le da al
bebé un voto de confianza en el proceso de llevarse el alimento a la boca, ya
que será el mismo el que lo haga.
El BLW como única recomendación
aconseja que se inicie en el que el bebé se puede mantener sentado (con apoyo)
y que mantiene la cabeza erguida
(para evitar atragantamientos) y siguiendo las recomendaciones pediátricas de
introducción de alimentos para evitar reacciones alérgicas e introducir
alimentos según desarrollo del bebé. Por lo tanto, el BLW no es tan estricto
que haya que estar esperando cuchara en mano para embutir los alimentos al bebé
justo el día que cumple 6 meses, el BLW es mucho más flexible y se ajusta a el
desarrollo individual de cada bebé.
 
El niño se auto-regula la
cantidad de comida
, sin convertir el momento de la comida como una lucha o
imposición. Al principio el bebé como muy poca cantidad, pero BLW aboga por la alimentación en la que la
lactancia (materna o de fórmula) es el alimento principal hasta el año de vida,
y todo lo demás, es una
exploración y descubrimiento del resto de alimentos. conjuntamente con la
lactancia
Poderse manchar, experimentar y probar tienen cabida en esta metodología de crianza, y de alimentación experimental.

Esta manera de hacer favorece que el pequeño pueda probar una variada gama de sabores, formas y texturas que permiten convertir la comida en un momento relajado, previniendo el rechazo a ciertos alimentos o futuros problemas alimentarios.                    

Desde mi humilde punto de vista me parece una opción muy acertada, no obstante si me preguntáis todo sólido o todo triturado, creo que siempre hay que buscar términos medios y aquello que mejor se adapte a tu bebé concreto y a tu familia.
Por eso, y como siempre recomiendo escuchar al bebé, y adaptarse a él, para mi es fundamental.
Ya os contaré mi experiencia cuando iniciemos la alimentación sólida.Recordad que para no perder detalle de lo que pasa cada día en Mamilatte, os podéis unir a nuestro facebook dándole al “Me gusta”, tenéis nuestro logo facebook a la derecha del blog.

En mi blog de cocina estamos de sorteo, os invito a participar pinchando AQUÍ.

¿Conocíais esta metodología?
¿Qué os parece?



                     

Una idea en “BABY-LED WEANING: El sentido común en la transición a la alimentación tras la lactancia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *