Hoy os vengo a hablar de porteo,
este será el primer post de varios.
¿Qué es el porteo? 
El porteo es un método
tradicional de crianza que ya usaban nuestros antepasados para criar a sus
bebés al mismo tiempo que hacían otras tareas y que es inherente a nuestra
condición de mamíferos.
En Occidente la industria de los
carritos desmontó esta manera de criar y podríamos decir que se pasó de una
cultura de crianza del apego al “despego”, lo entenderéis cuando os hable de
los beneficios. En otras culturas como la africana y algunas zonas de Latinoamérica
este tipo de práctica nunca ha desaparecido ni se ha visto desplazado.
Este método de crianza también se asemeja a como los canguros llevan a
sus crías hasta que estas son independientes.
Nuestra especie da a luz crías
(bebés) más inmaduras y dependientes que en otros mamíferos. Esto, es debido a
que el desarrollo del cráneo, juntamente con nuestra posición bípeda, obliga a
tener un tiempo de gestación más corto que otras especies, con el fin de que el
bebé pueda salir por el canal de parto con facilidad. Para paliar este periodo
de poca independencia del bebé es recomendable el porteo como opción de
crianza, más allá de una simple moda.
Beneficios del porteo:

A nivel emocional

  •     Favorece
    el apego seguro,
    como ya vimos, el piel con piel y el contacto directo con
    los cuidadores (escuchar el corazón del porteador, su voz, su olor, sentirlo
    cerca) favorece el vínculo del bebé con los papás, permitiéndole encontrarse
    con sentimientos de protección, seguridad, tranquilidad  y confianza constantes, los cuales, estimulan el desarrollo psicológico y ayudan
    a la estabilidad emocional a corto, medio y largo plazo
    . El bebé que es
    porteado de manera continua, se siente tranquilo, se duerme feliz con el
    movimiento de la “mecedora” natural del cuerpo de su porteador . Generalmente son
    bebés que lloran menos y duermen mejor que otros niños no porteados, porque su
    círculo de seguridad está cubierto y saben que sus padres siempre les van a
    proteger.
  •        Ayuda a
    que el papá se implique en la crianza del bebé (en el caso de que portee),
    permite
    que el padre se sienta  partícipe de los
    cuidados del pequeño, despertando así un mayor apego entre el bebé y el papá y
    fortaleciendo la relación paterno-filial a medio y largo plazo.
  •           Disminuye
    el riesgo de depresión postparto en la madre,
    la conexión emocional es tan
    fuerte con un bebé que se portea, que estimula que la hormona oxitocina permanezca
    elevada y se mantenga en el organismo durante más tiempo, más allá del momento
    inmediato después del parto. Esta hormona conocida como la hormona del amor,
    provoca sentimientos de felicidad, de capacidad para la crianza (las mamás
    podemos) y plenitud (el conocido subidón postparto).

A nivel psicomotriz


  •      Favorece
    la estimulación temprana del bebé,
    el pequeño que es porteado desarrolla de
    una manera más potente y más rápida sus 5 sentidos en los primeros meses de
    vida, puede ver mejor las caras de sus padres, oír sus voces, oler su cuerpo, sentir
    su tacto. Y en los meses posteriores, el porteo permitirá implicar al bebé en
    nuestra vida social, fomentando  una
    mayor estimulación y conexión con nuestro entorno social  (familia, amistades, comunidad) y percibiendo
    mejor los estímulos externos (clima, luces, ruidos…), todo ello ayuda el
    correcto desarrollo psicológico, biológico- motor y social del pequeño.
  •      Permite
    un correcto desarrollo motor del bebé,
    una correcta posición del bebé en el
    porteo favorece el desarrollo de su cadera y una adecuada musculación de la
    espalda, lo cual evitara problemas de columna o la displasia de cadera y favorecerá
    un adecuado paso al gateo y/o a  la
    posición bípeda (ponerse de pie).

A nivel biológico:
  •       Favorece
    la lactancia materna,
    los bebés porteados adquirirán mayor instinto de
    succión por la estimulación de sus sentidos y las mamás se sentirán más
    implicadas con la lactancia, por la facilidad de acceso al pecho de una manera
    natural, íntima,  segura y disponible en
    cualquier momento y en cualquier lugar (a demanda).
  •     Ayuda a
    regular la temperatura corporal en el primer mes del bebé,
    como hemos
    comentado la inmadurez de todos los sistemas del cuerpo del bebé hacen que sus
    sistema termorregulador no esté del todo preparado para funcionar en solitario,
    cosa que se solventa practicando el piel con piel que nos permite el porteo.
  •       Previene
    los cólicos del lactante
    , ya que la posición vertical estimula el
    desarrollo digestivo y la expulsión de gases.
  •      Permite
    el fortalecimiento de la musculatura del porteador, así como la higiene
    postural.
    Un porteo seguro y ergonómico permite que las músculos de la
    espalda se enfortezcan y ayuda a tener más conciencia de posturas correctas.

A nivel social:
  •      Permite
    compaginar la crianza con otras actividades cotidianas
    (tareas del hogar,
    paseos, compras…), ya que permite tener las manos libres y el acceso a lugares
    de difícil acceso para un carrito ( transporte público, escaleras,
    aglomeraciones…)
Feliz porteo 

En
próximos post os explicaré recomendaciones, opciones y mochilas de porteo desde
mi experiencia.

¡¡¡No
os lo perdáis!!!!

Una idea en “Porteo: qué es y beneficios”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *