Foto Via
Hoy os hablo sobre el cólico del
lactante, un tema del que os puedo hablar con conocimiento de causa ya que mi
hija los ha tenido.
El cólico del lactante es un trastorno que afecta a un 10-20% de los
bebés en sus primeros meses de vida.

Pese a que se ha estudiado mucho
sobre este tema a nivel médico no hay
ningún resultado concluyente sobre su causa.

Entre las posibles causas la más
aceptada es la inmadurez del sistema
digestivo del bebé.

También se habla de estrés del lactante, su sistema
emocional es muy limitado, y la gran cantidad de estímulos que recibe en el
exterior del vientre materno le puede llegar a abrumar, siendo el estrés una
causa que a menudo afecta al tracto digestivo.
A menudo el cólico se confunde con los gases, y los
estudios más recientes demuestran que los gases son más bien una consecuencia
del cólico debido al incontrolable llanto por el dolor que les hace tragar
aire.
Pero como os comentaba no hay
nada claro respecto al tema, así que os voy a contar  nuestra experiencia, cómo detectarlo y cómo
afrontarlo.
En nuestro caso Èlia a la semana
de nacer una noche empezó a llorar sin aparente causa y ese llanto no cesaba
con nada, al día siguiente se repitió y así durante los primeros 3 meses.
Cuando un padre ve llorar así a su hijo es tremendamente frustrante y te
sobreviene un sentimiento total de
impotencia . No saber qué hacer para calmar a tu pequeño bebé es muy, muy
doloroso.
 
Ese sentimiento se repite hasta que sabes lo qué es y cómo le puedes
aliviar y lo pones en práctica y lo más importante: tienes confianza
en ti y en tu pareja para aliviarlo
, esto último para nosotros fue
fundamental.
Nosotros a los 3 días pudimos identificar de qué se trataba, eso nos permitió afrontarlo anímicamente con más
positivismo, calma y esperanza.
Investigamos mucho sobre el tema y pusimos
todos los remedios posibles, esto no acabo con los cólicos de forma radical
pero sí repercutió en la manera en que nosotros y nuestra bebé los afrontaba
(mirando hacia adelante y con mente positiva), disminuyendo en frecuencia e
intensidad.
Es muy difícil erradicarlos de golpe pero sí se puede aliviarlos.
Es increíble como la manera en que los padres, y en
especial la madre, gestionan las emociones
repercute en directamente en cómo lo hace el bebé
, existe una increíble
conexión.
Es importante realizar los remedios ante el primer llanto cólico del
bebé y no dejarle llorar
sin hacer nada, eso le va a general más estrés,
más cólico y más grito en el llanto (una rueda que os hará sentir muy
incómodos).
Sí ante su cólico vosotros os
ponéis nerviosos el bebé lo capta, oye nuestro ritmo cardiaco acelerado y eso
no le va a ayudar. No os voy a decir que sea fácil no ponerse nervioso y que
lidiar con los cólicos no sea muuuuuuuuy cansado, pero creedme si lo afrontas
de cara, sabiendo lo qué es, lo que puedes hacer y confías en que estás haciendo
lo posible, podéis darle una vuelta de tuerca al asunto bastante importante.
Qué características tiene el
cólico del lactante: cómo sabrás que tu bebé tiene cólicos

  • El  bebé llora
    desconsoladamente sin causa aparente  y
    no cede
    a lo siguiente: ha comido, no está sucio, no tiene sueño y tiene
    disponibles los abrazos de sus padres.
  • Es un llanto muy diferente del resto de
    llanto que se produce durante el día, el bebé llora desconsoladamente, es un llanto
    muy sonoro como un grito (es normal
    que se sienta cierta impotencia los primeros días)
  • El
    llanto se produce más de 3 días a la
    semana y dura diariamente de 1 a 3 horas
    , probablemente ese bebé este
    padeciendo cólicos.
  • Se produce en una franja horaria concreta,
    normalmente hacia el final del día
    que el bebé está más cansado y casi
    siempre se repite en las mismas horas.
  • Fuera de la franja horaria del cólico
    (crisis) el niño tiene un comportamiento normal
    come bien, esta sonriente y
    tranquilo, si no fuera así deberéis consultar con un médico para que valore
    otras posibles afecciones.
  • Cuando
    el bebe llora, cierra los puños de sus
    manitas, se retuerce de color, la barriga está dura, estira las pierna, arquea
    la espalda  y su cara se enrojece
    .

Qué podemos
hacer si el bebé sufre cólicos: Remedios
Foto Via

1.   Respira,
habla a tu bebé con voz calmada, crea un ambiente relajante
(sin luces
fuertes ni ruidos, con una temperatura templada) cógele en brazos cerca de tu corazón y mécelo.
2.    Mécelo
con su barriga apoyada en tu brazo
, conocido como la postura del “tigre en la rama”, esto alivia mucho
los retortijones.
3.   Anticípate
al cólico
y dos o tres horas antes realiza
un masaje calmante
al bebé (en breve os contaré cómo).
4.   Durante el día evita que el bebé este estirado
en la cuna, aprovecha para estar a su lado, hacer piel con piel y anímate a portear a tu bebé en una mochila, tanto
en casa como en la calle, esa posición ayuda también a que el sistema digestivo
fluya y madure. Y si hay que salir en mochila a las tres de la madrugada, se
sale, es mejor eso  ya que lo calmará en
10 minutos en lugar de estar 3 horas con el bebé llorando.
5.  Realiza
un baño diario del bebé con agua caliente
(37-38 ºC) en una bañera anticólicos.
Si esto no
alivia los cólicos:
  • Retira los lácteos de tu dieta, hay una teoría que dice que la leche de vaca pasa a través de la leche materna generando cierta intolerancia para su estómago inmaduro.
  • Poner una mantita de calor en la barriga del bebé
    durante 10-15 minutos (no directamente sobre la piel, sobre la ropita).
  • Terapia con un
    osteópata especializado en bebés y
    cólicos.
  • Homeopatía (Colikín).
  • Jarabe antigases (Enterosilicona),
    consulta con tu pediatra.
  • Ruidos blancos (secador, extractor…)

 

Foto Via

Si tu bebé tiene cólicos dale la mano y
caminad juntos, ese es el mejor consejo que os puedo dar.
Los cólicos puedes ayudar a aliviarlos y en
general a los 3 meses desaparecen por completo.
Muchísimo ánimos y energía si estáis
pasando por esto.
Valor y a por ello: Podéis aliviarlo!

Una idea en “Cólicos del lactante: qué son y cómo combatirlos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *