Nils Bergman experto en
neurociencia perinatal, lleva años estudiando el comportamiento de madres y
bebés en el momento inmediato al parto y como influye en el desarrollo del bebé
y de la relación madre hijo.
Este científico evidencia que el
método canguro también conocido como contacto piel con piel madre-bebé inmediatamente después del parto permite
generar oxitocina natural a raudales. Esta hormona del amor, hace que madre e
hijo estén en calma y amor total, lo que les permite realizar conexiones cerebrales
 que favorecen una relación de vinculo
incondicional de por vida
entre ambos y permite que el bebé pueda desarrollar
su inteligencia emocional, social y cognitiva.

Para incidir más sobre la importancia de este contacto inmediato, este investigador pone de manifiesto que incluso se observan  mayores beneficios del método canguro en prematuros que la estancia en incubadoras, 
Nils dice que en los primeros
1.000 minutos de vida del bebé tras el parto
el mejor lugar dónde puede estar
el bebé es sobre el pecho de su madre, allí ya vimos en esta entrada que se
mantiene la temperatura corporal del pequeño, sigue oyendo el latir del corazón
de su madre y este percibe una gran sensación de protección y seguridad sin
gastar energías por estrés de sentirse sólo en una cuna o en manos de visitas que aunque muy ilusionadas de conocer al pequeño son para él desconocidas. Por eso, es muy importante que la transición del vientre
materno al mundo exterior sea lo más delicada posible.
Estos primeros momentos con el
método canguro garantizan que el bebé pueda tener una plataforma segura que
garantiza un correcto desarrollo futuro
. Asegura que pueda convertirse en una
persona con mayor seguridad y autonomía, lo cual determinará  una estabilidad emocional y social fuertes y
por tanto será un niño, un adolescente y finalmente un adulto psicológicamente
sano.


Así pues mamás, gozad de ese
contacto con vuestro bebé en estos primeros meses de vida, no dudéis en cogerlo
en brazos y sentiros mutuamente sin relojes
, ni prisas durante el mayor tiempo
posible. Esto ayuda a hacer que la lactancia materna sea exitosa y que los
ritmos de sueño y vigilia del bebé se regularicen sin problemas.
El papá también puede hacer el piel con piel con el bebé, de hecho es muy recomendable que lo realice cuando tiene lugar el parto por cesárea, y en los momentos posteriores también.

Coged a vuestros bebés, la recompensa
la observaréis desde el minuto 1.



Recordad que seguimos de SORTEO pinchando AQUÍ.


Os dejo un vídeo dónde veréis a Bergman.



3 respuestas a “Los primeros minutos de vida condicionan el desarrollo de la inteligencia social y emocional.”

  • No veas las ganas que tengo de ponerme a ello. Eso sí, intentando mentalizarme de que voy a tener que aguantar el "cógela, cógela en brazos…Ya verás que pronto se acostumbra y no te deja hacer nada en todo el día". Señor, dame paciencia….

  • Es genial el piel con piel. Maravillosa la lactancia materna. No hagáis caso de los comentarios, los bebés crecen rápido y hay que disfrutar de ellos lo máximo posible.
    Cómo echo de menos todo eso! Tengo dos niñas, una de 3 años y otra de 10 meses y hace un mes se acabó la lactancia porque ella no quería más y mi mayor estuvo 17 meses. Todos me decían si no era demasiado mayor con la teta.
    La sociedad se ha vuelto idiota con los bebés: no lo cojas, lactancia los primeros meses, colecho lo peor que puedes hacer… blablabla
    Ni puñetero caso, niñas, decidid lo que os haga más feliz!

  • Genial el articulo! Yo también pude hacer el piel con piel con mi pequeña, y eso que me hicieron cesárea. Teníamos muy claro que queríamos si o si hacerlo, así que mi Dra lo hizo posible.
    De hecho mi bebe los dos primeros meses solo quería dormir encima mío literal, de hecho (ahora me río) en el hospital (estuve 5 días) les decía a enfermeros y comadronas que podía hacerse daño si me despistaba o lo que fuera….me dijeron: "no va estar en un lugar mejor que encima del pecho de su madre, ellos se sienten protegidos".
    El tema lactancia fue durilla al principio, los 5 primeros días, pero luego una maravilla. Aún le doy el pecho, hasta que ella quiera (8 meses).
    La verdad que es una experiencia maravillosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *