Como su nombre indica son suplementos a nuestra dieta, es decir la complementan pero en ningún caso la sustituyen.
 
En general, en el sistema de salud español estos suplementos son recetados a la mujer embarazada desde que se corrobora el inicio del embarazo o incluso se prescriben con antelación a este, desde el momento en el que la pareja decide que quieren fecundar como garantía de reserva de nutrientes.
Estos suplementos  aseguran el correcto aporte de determinados componentes que son esenciales para el buen curso del embarazo y para el óptimo desarrollo del bebé

Estos suplementos están compuestos en su mayoría por:
  •     Ácido fólico: es el nutriente más importante relacionado con la gestación ya que ayuda a la formación del sistema nerviosos del futuro bebé, evitando malformaciones del cerebro y la médula espinal (espina bífida) y protege a la madre del cáncer y accidentes cerebrales.
  •       Yodo: durante el embarazo la glándula tiroides aumenta su actividad por lo que es necesario mayor aporte de yodo para evitar posibles malformaciones del sistema nerviosos del bebé.
  •      Vitamina B12: favorece la formación de glóbulos blancos y es indispensable para producir la división de las células, previene la anemia y favorece la absorción del calcio.

 

Estos tres son esenciales para el embarazo, y aunque pronto hablaremos de cómo integrarlos en la dieta, nuestros médicos consideran que son tan importantes que prefieren que nos aseguremos una dosis diaria.
Además de estos tres, aunque no siempre (en mi caso sólo tomo los tres anteriores), los suplementos prenatales pueden incorporar otras vitaminas y nutrientes, entre los más habituales:
  •     Hierro: es el responsable del aumento de glóbulos rojos que favorecen el desarrollo muscular de la madre, la formación de tejidos del bebé y evitan la anemia y la posibilidad de partos prematuros.
  •    Calcio: básico para la asegurar la formación del sistema muscular, nerviosos y sanguíneo del bebé y fortalecer los huesos y dientes de la madre.
  •     Zinc, magnesio, vitaminas A, C, D…

 

No obstante, este último grupo lo podremos cubrir fácilmente a través de nuestra dieta, por ello no es tan indispensable como los primeros. En breve entraremos en detalle en la dieta recomendada durante el embarazo.
Es recomendable que sea el médico quién te prescriba el suplemento prenatal, ya que a través de las primera analítica de sangre y una visita corroborará cuál el más idóneo para ti en tu caso concreto.
¿Cuál es el nombre del suplemento prenatal que te han recetado?
¿Sabes qué contiene?
 
El mío se llama Yodocefol y contiene ácido fólico, yodo y vitamina B12

 

3 respuestas a “¿Qué son y para qué sirven los suplementos vitamínicos prenatales?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *